Entre todos la mataron…

Entre todos la mataron y ella sola se murió… o dicho en palabras llanas: el debate que nadie quería.
Hablamos de la insólita posibilidad, y decimos insólita por poco previsible e inesperada, celebración del debate o cara a cara entre Caldera y Robles en Salamanca, que se ha abierto paso en el panorama informativo charro en los últimos días. Ya había sonado ‘a cuento chino’ entre los salmantinos la mera oportunidad de poder escuchar frente a frente las ideas de unos y de otros, con luz y taquígrafos de por medio. ¿Quién podía creérselo en una campaña en la que los populares salmantinos dan por seguro que lograrán ese ansiado tercer escaño y nada tenían que ganar en ese debate?

Si había alguien que podía sacar algo positivo de este debate era sin duda Caldera y parece que está demasiado ocupado por otros lares como para pasarse por Salamanca un par de horas para según qué cosas. Robles, que no lo ha hecho hasta ahora y no es previsible que lo haga durante los próximos 4 años, al menos sí se ha liberado estos 15 días de otras obligaciones en Madrid para dar la cara en diferentes actos y ruedas de prensa organizadas por su partido en la capital y la provincia charras. Total, lo que vale es lo que salga de las urnas el día 20, y además es un cheque en blanco por cuatro años. Luego, si te he visto no me acuerdo, como en anteriores legislaturas. Pero por si acaso, y no vaya a ser que la cosa se tuerza al final y me lo echen en cara, me paso estos días por Salamanca y quedo como un señor, debe haber pensado el ‘cunero’ madrileño.

Caldera, que se comportará de igual manera, no lo duden, sí estaba obligado a hacer ese último esfuerzo por dar la cara por él y por su partido, pero como su puesto lo tiene amortizado y ya está bien colocadito a la diestra (aunque sea en tercera fila) de Rubalcaba en Ferraz, para qué moverse.

En fin, la consecuencia nefasta es que se vuelve a hurtar al electorado de la posibilidad de la comparación, de la escucha activa de las propuestas programáticas (sí, activa, porque la pasiva la damos por desterrada: nadie se lee de cabo a rabo el programita de marras antes de ir a la cita con las urnas. Lo que nos transmiten los medios y lo que charlamos en el bar o en el trabajo inciden en el 90% de la decisión final).

Vamos a ver en qué queda también esa propuesta alternativa de los partidos minoritarios de realizar su propio debate al margen de los grandes… Esperamos que no sea más de lo mismo y luego ‘agua’. IU, UPYD, EQUO, etc… tienen muchos menos medios para llegar a los electores y estas oportunidades no son frecuentes. Deseamos que echen el resto y demuestren que se puede hacer campaña con conciencia política de servicio público, porque los ciudadanos sólo quieren eso de sus candidatos: que les representen y les sirvan…