Entran en vigor las nuevas normas europeas para los productos agrícolas de calidad

La Lenteja de La Armuña, una de las IGP que se beneficia de esta medida (Chema Díez)

Las novedades principales se centran en procedimientos para registrar las DOP e IGP de forma más rápida, simplificará y reforzará el esquema de las especialidades tradicionales garantizadas e introduce el término de calidad opcional 'producto de montaña'.

BRUSELAS, 3 Ene. (EUROPA PRESS)

 

   Este jueves ha entrado en vigor el nuevo reglamento europeo que simplifica los regímenes de calidad de los productos agrícolas como las denominaciones de origen y de las indicaciones geográficas protegidas (DOP e IGP) con el doble objetivo de garantizar la calidad de los mismos a los consumidores por un lado y un precio justo para los agricultores por otro.

 

   La normativa comunitaria, que simplifica varios esquemas de calidad y crea un marco más robusto para proteger y promover los productos agrícolas de calidad europeos, garantizará a los consumidores información sobre las características de los productos, protegerá los nombres de los productos de calidad frente a usos fraudulentos del mismo y de falsificaciones y contribuirá a garantizar la diversidad de la producción agrícola.

 

   El nuevo marco reglamentario permitirá, como novedades principales, procedimientos para registrar las denominaciones de origen y de las indicaciones geográficas protegidas (DOP e IGP) de forma más rápida, simplificará y reforzará el esquema de las especialidades tradicionales garantizadas e introduce el término de calidad opcional 'producto de montaña'.

 

   "Los agricultores, que están bajo la presión de la crisis económica, la concentración del poder de negociación minorista, y la competencia global, necesitan las herramientas para mejorar la comunicación sobre la calidad de sus productos a los consumidores", ha explicado el comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, en un comunicado.

 

   El comisario ha justificado la nueva normativa acordada por los Veintisiete en base a la propuesta de reglamento que presentó la Comisión en 2010 tras recordar que "la fortaleza de la producción agrícola europea reside en su diversidad, en los conocimientos técnicos de los agricultores, y en la tierra y los territorios de la producción".

 

   El Ejecutivo comunitario informará a los Veintisiete y al Parlamento Europeo a principios de 2014 sobre la situación de la agricultura local y las ventas directas del sector a la luz de las nuevas normas, así como sobre el posible uso de un nuevo término de calidad opcional 'producto de la agricultura insular'.