Entran en la parroquia de Santa Marta, cuarta iglesia afectada en una semana

De madrugada. Accedieron al interior a través de un butrón realizado en el techo y se apoderaron de un ordenador portátil, dinero y de embutido
e. g.

En la última semana han sido varias las parroquias de la provincia que se han visto afectadas por robos. La última en sufrir la visita de los ladrones ha sido la iglesia de Santa Marta de Tormes, donde se han apoderado de diversos efectos, además de embutido, según informaron fuentes consultadas por este periódico.

Los hechos, según consta en la denuncia, sucedieron en la madrugada del viernes al sábado. Accedieron al interior del templo efectuando un butrón en el tejado. Una vez en el interior, su objetivo, como en el resto de ocasiones, fue el dinero y los artículos de valor. Sustrajeron un botín compuesto por un ordenador portátil, valorado en 600 euros, dinero en efectivo, aproximadamente cien euros y, como novedad, en esta ocasión sustrajeron también el embutido que habían dejado en la parroquia después de organizar ese día la operación bocata para recaudar fondos, valorado en otros cien euros. Entre los daños ocasionados figura el agujero efectuado en el tejado y la rotura de la cerradura para acceder al interior de la torre.

Durante la pasada semana, la Guardia Civil recibió las denuncias de otras tres iglesias de Peñaranda de Bracamonte, Abusejo y Villares de la Reina. A las que hay que añadir el intento de robo en la iglesia de Cabrerizos, donde tras causar daños en la puerta de acceso, no llegaron a entrar. En la parroquia de Villares de la Reina, los ladrones forzaron la puerta principal y la de la capilla para acceder al interior, de donde se apoderaron de un portátil, proyectores y de la recaudación de los lampadarios y de los cepillos. En la ermita del Santo Cristo del Humilladero, en Peñaranda de Bracamonte, que ya sufrió otro robo de las mismas características, sustrajeron la recaudación de los cepillos y lampadarios, además de arrancar la tapadera del compartimento donde se depositan las monedas. Según consta en la denuncia, entre lo robado y los daños la cuantía asciende a los 200 euros. El dinero de los lampadarios fue el botín robado en la iglesia del municipio de Abusejo.