Engorda su autoestima

VICTORIA COMPLETA. Avenida apenas sufre para derrotar a Olesa y lo hace con reparto de minutos entre todo su plantel.
Teresa Sánchez

Perfumerías Avenida superó con solvencia y suficiencia un nuevo escollo liguero. Ganar en Würzburg es casi una obligación pero si se consigue hacer como ayer, con casi todo el equipo participando y sintiéndose protagonista, la autoestima del grupo sube y eso será vital ante las semanas que se avencinan.

Si algo quedó claro en los primeros compases del duelo es que Olesa puede ser un rival duro de roer en varios aspectos. Correoso atrás, también en el rebote comenzó creando algunos problemas a su rival –aunque al final la diferencia fue clara en ese apartado–. Avenida defendía bien pero Olesa, que atrás también mostraba saber disponerse con disciplina, sumaba varias segundas opciones. Los dos equipos planteaban dificultades a su rival desde el trabajo en las zonas y el primero en buscar variantes desde el banquillo fue Jordi Fernández, dando entrada de una tacada a Podkovalnika, Podrug y De Mondt. Precisamente con las tres en pista el ataque salmantino ganó en fluidez porque el balón iba con mucha velocidad de una mano a otra y, también atrás, lo hizo en movilidad de manera que por primera vez las azules se ponían por delante, 17-15, tras un bonito ally op de la croata.

Avenida iba encontrando la paciencia para atacar el aro contrario, se buscaba la mejor opción en ataques más largos de lo habitual, explotando el interior pero sin olvidar los habituales puntos de Anke De Mondt –que acabó el primer tiempo con quince puntos y un cien por cien de efectividad, y así se abría una primera pequeña brecha tras canasta de una Podkovalnikova mucho más presente en el juego que en otros encuentros, 25-17. La rusa intimidaba en la zona y superaba en esos minutos a la MVP de las últimas semanas, Perovanovic, tanto en acciones ofensivas como en la protección de su aro. De hecho su cambio llegó obligado tras recibir un fuerte impacto en la cara por parte de una rival cuando ya se superaba la decena de diferencia. Perovanovic, al menos en ataque, parecía más cómoda con Lyttle en la pista que con Olga y con sus puntos y buena visión de juego, logró frenar el arreón local y estabilizó el marcador en esa diferencia aunque siempre con la sensación de que si Avenida apretaba un poco más, el duelo quedaría resuelto.

Pero si alguien esperaba tranquilidad sólo hubo que esperar un minuto para que la calma se disipara tras señalar uno de los colegiados una falta antideportiva de Lyttle al capturar un rebote. Una acción que le valió a Olesa dos puntos pero que, de paso, reactivó a la caribeña. Lyttle se picó y sumó cuatro puntos consecutivos además de recuperar un par de balones pero estaba claro que frenarla como fuera e intentar sacarla del partido era la máxima desde Olesa y eso se dejaba sentir. Jordi optó por sentarla y dio entrada a Podrug con 46-33 en el marcador y cuatro minutos para el final del tercer cuarto por delante que transcurrieron con muchas interrupciones por las continuas faltas. Avenida se atascó en ataque y su rival, punto a punto desde la línea de personal, logró reducir la diferencia a siete puntos con más de un cuarto por disputarse. La entrada en pista de Silvia, cinco puntos consecutivos de Torrens y un triple de Willingham desde siete metros pusieron un tranquilizador 55-41.

Un parcial de 10-0, capitalizado por Sancho y Alba, nada más arrancar ese último parcial puso la puntilla al choque. Y a partir de ahí sólo quedaron para el recuerdo algunas acciones brillantes de Torrens y la certeza de que ahora sí Avenida consigue que su afición se lo pase bien.