Encuentran el cadáver de una anciana en el interior del 'Costa Concordia' y ya son 16 los fallecidos

El descubrimiento ha sido posible gracias a la vía de acceso al casco del barco con microcargas explosivas
Los submarinistas que trabajan en las labores de búsqueda de los desaparecidos por el naufragio del crucero 'Costa Concordia' el pasado 13 de enero frente a la costa italiana han encontrado este martes el cuerpo sin vida de una anciana con el chaleco salvavidas puesto. Con este hallazgo, son ya 16 los fallecidos confirmados en la tragedia.

El descubrimiento de la nueva víctima, que se une al hallazgo ayer de otros dos cuerpos, ha sido posible gracias a la vía de acceso al casco del barco, en concreto al puente tres, que han realizado los submarinistas mediante microcargas explosivas.

Según ha explicado el director de la Protección Civil italiana, Franco Gabrielli, "de los cuerpos recuperados, nueve han sido ya identificados y otros seis faltan por identificar". Los que aún no han sido identificados, ha precisado, están siendo sometidos a una "autopsia por parte de la Policía científica".

Además, hasta la isla de Giglio, donde se produjo el naufragio, ha llegado el barco 'Galatea' de la Marina militar, que cuenta con un sistema especial para la búsqueda de posibles víctimas en mar abierto, informa la agencia ADN-Kronos.

Entretanto, este martes ha comenzado ya la fase preparatoria para la extracción del combustible que había en el interior del barco. Aunque inicialmente se había acordado que el bombeo de las 2.400 toneladas de combustible no comenzaría hasta haber terminado las labores de búsqueda de las víctimas, el creciente temor a un desastre ecológico y la certidumbre de que los desaparecidos habrían fallecido ha llevado a adelantar las operaciones.

No obstante, Gabrielli ha dejado claro que "habrá que esperar al menos al sábado" para que comience de forma efectiva la extracción del combustible, que se espera lleve alrededor de un mes.

El vaciado de las cisternas se llevará a cabo mediante un agujero a través del que se calentará el combustible, actualmente casi solidificado. A continuación se aspirará con mangueras y será trasladado a buques cisterna, y se bombeará agua de mar al interior del barco para evitar que el combustible flote y quede a la deriva.