‘En tierra hostil’ tumba a ‘Avatar’

La cinta dirigida por Kathryn Bigelow ha sido la gran vencedora de los Oscar al llevarse seis estatuillas de las nueve a las que optaba, entre ellas las de mejor película y dirección, mientras ‘Avatar’ se llevó sólo tres
Agencias

El duelo cinematográfico más reñido de los últimos años tuvo un claro vencedor. La cinta dirigida por Kathryn Bigelow En tierra hostil fue la gran vencedora en la gala de los Oscar al llevarse seis estatuillas de las nueve a las que optaba, entre ellas la de mejor película y mejor dirección. Avatar, la otra gran favorita tuvo que conformarse con tres Oscar en categorías técnicas.

La historia del comando de artificieros en el Irak ocupado por el ejército estadounidense ganó los premios a mejor película, mejor dirección, mejor guión original, mejor montaje, mezcla de sonido, mejor montaje de sonido. Una victoria aplastante con la que además Bingelow se convierte en la primera mujer en la historia de la Academia en lograr el Oscar a la mejor dirección. La directora de En tierra hostil quiso dedicar su premio a “las mujeres y hombres que arriesgan su vida cada día en Irak y Afganistán”. “Espero que vuelvan sanos y salvos”, dijo una pletórica Bigelow, que se impuso claramente a su gran rival, la superproducción Avatar, dirigida por su ex marido, James Cameron, que sólo consiguió tres galardones en apartados técnicos (efectos visuales, dirección artística y fotografía) de los también nueve a los que optaba.

Al margen del duelo entre las dos favoritas, hubo otros que también salieron con una sonrisa del teatro Kodak de Los Ángeles. Entre ellas las tres cintas que se llevaron dos estatuillas cada una: La entrañable joya de Pixar/Disney Up, que obtuvo los Oscar a mejor película de animación y a mejor banda sonora original; Precious obtuvo dos galardones, a mejor actriz de reparto, para Mo’Nique, y a mejor guión adaptado; y Un corazón rebelde, que se llevó los premios a mejor canción original, The Weary Kind, de Ryan Bingham y T. Bone Burnett y a mejor actor principal, para Jeff Bridges. Precisamente Bridges fue uno de los más ovacionados al recoger su Oscar, el primero tras cuatro nominaciones, que quiso dedicar a sus padres, el fallecido actor Lloyd Bridges y la también actriz Dorothy Bridges. “Gracias mamá y papá por iniciarme en una profesión tan genial. Este premio los honra tanto a ellos como a mi”, afirmó tras sus saltos y gritos iniciales. Bridges se impuso a Morgan Freeman nominado por Invictus; Jeremy Renner por En tierra hostil; George Clooney por Up in the air y Colin Firth por Un hombre soltero.

La actriz estadounidense Sandra Bullock se hizo con el Oscar a la mejor actriz principal por su papel en el drama The blind side. ¿De verdad he ganado o solo conseguí agobiaros?, se preguntaba Bullock tras coger la ansiada estatuilla que quiso dedicar a todo el equipo de su película y también a sus padres. “Gracias a la familia que hizo este filme, por darme la oportunidad de hacer algo diferente, Y también quiero dar las gracias a las madres que cuidan bebés sin importar de dónde vienen. Esas madres y padres que casi nunca son agradecidos y yo le agradezco a la mía”, dijo sin poder contener las lágrimas. Bullock, que al igual que Bridges era la favorita tras hacerse con el Globo de Oro, se ha convertido en la primera actriz en ganar en el mismo año el Oscar y el Razzie, los considerados antioscar que premian los peores trabajos del año y que logró por su papel en la comedia romántica Loca obsesión.

Por su parte, la coproducción hispano argentina El secreto de sus ojos, del realizador argentino Juan José Campanella, se llevó el Oscar a la mejor película extranjera. “Gracias, muchas gracias. Vamos Argentina y un abrazo para los hermanos de Chile”, así terminaba sus agradecimientos un emocionado Juan José Campanella que recibió el premio de manos de Pedro Almodóvar y Quentin Tarantino Fue la única satisfacción que obtuvieron los representantes del cine español, ya que Penélope Cruz no pudo hacerse con el Oscar a mejor actriz de reparto por su papel en Nine, y que habría sido el segundo tras el conseguido en 2009. El premio fue a parar a manos de la favorita Mo’nique por Precious.