En Navidades, control

Imagen de un control de alcoholemia real en la carretera nacional N-630

La DGT inicia la anunciada campaña de controles de alcoholemia y drogas en Castilla y León, con la intención de vigilar, tanto en horario diurno como nocturno, los excesos propios de estas fechas

Con un despligue poco habitual de representantes políticos y policiales para un acto de este tipo, se escenificaba esta mañana la puesta en marcha de la campaña especial de controles de alcoholemia y drogas que la Dirección General de Tráfico llevará a cabo hasta el próximo día 23. El subdelegado del Gobierno,  Javier Galán, acompañado del jefe provincial de Tráfico, Miguel Moreno, y del teniente coronel jefe de la Guardia Civil, Francisco Javier Zambrina, daba el pistoletazo de salida presentándose para explicar la campaña en un control instalado ad hoc en la glorieta de la N-630 más cercana al Helmántico, el punto kilométrico 337 de esta carretera nacional.

Además de explicar el porqué de estas campañas especiales, Galán ha defendido la eficacia demostrada en los últimos años iniciativa tras iniciativa, y ha señalado la importancia de tomar conciencia entre los conductores de que el consumo de alcohol o drogas no es compatible con la conducción. La campaña hará incidencia de manera más acusada en las carreteras provinciales y vías urbanas, con la idea de controlar los excesos en comidas y cenas de empresa tan propios de esta época.

El control que ha servido como ejemplo de la campaña, es sólo uno de los 3.000 que la DGT llevará a cabo en todo el territorio español con el foco puesto en que "el alcohol no sólo está relacionado con una mayor accidentalidad, sino que también repercute en una mayor mortalidad, al ser un factor relacionado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas".

El año pasado, la misma campaña, llevada a cabo entre los días 12 y 18 de diciembre, se saldó con 50 positivos, un 1,52% del total de las pruebas realizadas (3.280).