En la UDS siempre hubo 'cromos' cotizados

En 90 años de historia por la UDS han pasado muchísimos jugadores y algunos de ellos han dejado huella no sólo en el club sino en el fútbol nacional e incluso mundial. La Unión puede decir que acogió a algunos de los mejores. 

Los cromos de fútbol son un pedazo de la historia personal de millones de aficionados. Con ellos varias generaciones abrieron sus ojos al mundo de este deporte y en ellos se estamparon las imágenes de cientos de jugadores de la Unión Deportiva Salamanca. Es más, algunos de ellos se convirtieron en piezas cotizadas, como cromos y, por supuesto, como futbolistas sobre el terreno de juego.

 

Muchos son los nombres que merecen entrar en la nómina de honor de los mejores jugadores de la historia de la Unión Deportiva Salamanca. 90 años dan para multitud de nombres que merecen ser recordados en el álbum de honor. Nos quedaremos con algunos aunque, tal y como sucede cuando se pide una alineación ideal, cada uno pondría sus propios nombres y seguro que todos válidos.

 

Hay uno que con certeza no faltará en ningún ‘Top Ten’ de jugadores de la historia de la UDS y ese es el de Joao Alves. Con sus guantes, derrochó calidad durante dos temporadas en el club salmantino (76-77 y 77-78). Alves, que llegó a la UDS con 23 años y ya con vitola de internacional con Portugal, firmó cuatro temporadas por la Unión después de un fichaje complicado. Alves, para disgusto de la afición, se marchó al Benfica a cambio de 22 millones.

 

Alves coincidió en la Unión con otro jugador emblema del club como Jorge D’Alessandro, el mejor portero que haya defendido nunca el marco del club salmantino. Un seguro bajo los palos, fiel al Salamanca pese a los cantos de sirena desde otros equipos, en la Unión vivió grandes momentos y también otros muy duros como cuando perdió un riñón tras darse un golpe durante un partido en La Catedral.

 

Otro de los jugadores para el recuerdo que también vino del país vecino es Pedro Miguel Resendes, el goleador Pauleta al que precisamente trajo Alves a la Unión. Un ‘9’ en toda regla que firmó dos temporadas de ensueño en el Salamanca, la primera en Segunda División y la segunda como una de las sensaciones de Primera. Tanto que muchos clubes se interesaron en él y acabó marchándose al Deportivo de La Coruña a cambio de casi 6 millones de euros en el mayor traspaso conseguido por el Salamanca hasta ese momento –en cifras le superaría después su compatriota Makukula, otro delantero que se catapultó en la UDS-.

 

Por supuesto también ha habido jugadores nacionales que merecen ser recordados, Quique Martín, Joan Barbará, Martín Vellisca, Sánchez Barrios, Aizpurua, Orejuela… y es imposible no recordar a los salmantinos que triunfaron en la UD Salamanca.

 

Ángel Huerta, con doce temporadas en el club, llegó a jugar en El Calvario y por supuesto también lo hizo en el estadio Helmántico en todas las categorías desde principios de los años 60 hasta el año 76 que optó por la retirada. Junto a él destaca otro nombre ligado desde tiempo inmemorial a la UDS, Enrique Miguel. Él disfrutó de la mejor época del club, cuando era uno de los fijos de la Primera División donde su presencia en la medular blanquinegra era incuestionable. Balta, Sito, Neme, Tomás, Torrecilla… tantos y tantos nombres. Tantos y tantos buenos jugadores, de aquí y de allí  -¿quién no recuerda o ha escuchado hablar de Lobo Diarte o Rezza?-, vinculados a la Unión. De ellos queda el recuerdo y, si hay suerte, su cromo.