"En el pienso, como lo tienes decidido, yo no me pronuncio"

Isidoro Blázquez, industrial de la mesa de ibérico, criticó al presidente de la mesa, Eloy García, por, a su juicio, tener una idea preconcebida de la cotización de los cerdos de pienso independientemente de la opinión de los compradores.

La mesa de porcino ibérico vive envuelta en la polémica, y aunque en esta ocasión el enfrentamiento entre ganaderos e industriales disminuyó, le tocó el turno a Isidoro Blázquez, quien recriminó al presidente de la mesa, Eloy García, tener una idea ya preconcebida de antemano en la fijación del precio de los cochinos de pienso.

 

"En el pienso, como ya lo tienes decidido, yo no me pronuncio", aseveró el industrial Isidoro Blázquez, quien se negó a cotizar. Entonces, Eloy García le respondió que "amablemente te contesto que no quiero discutir contigo".

 

Más tarde siguió la discusión, y Blázquez indicó que el presidente "no debe dar su opinión; puede tomar la decisiónque quiera pero no dar su opinión", dijo, a lo que García contestó: "Y entonces, ¿cómo modero yo la mesa? Las provocaciones que malas son...".

 

En lo que se refiere a los comentarios de la mesa y las cotizaciones, los industriales hicieron hincapié en que hay una incógnita sobre cómo afectará el inicio oficial de la campaña de bellota en los cochinos de pienso, pero los ganaderos destacaron que, de manera independiente a la bellota, el pienso seguía igual de estable.

 

Por ello, los compradores pidieron una bajada de entre 0,01 y 0,02 euros para el pienso por una repetición de los ganaderos, decisión final que quedó reflejada en el papel. Para la bellota, más de lo mismo, con una unanimidad entre ambas partes.

 

Los lechones repitieron y los tostones iniciaron su caída con un descenso del precio de seis euros.

 

Por último, en lo que se refiere al blanco, continúa con su tendencia a la baja con un descenso de 0,03 euros para los cerdos selecto, graso y normal, con 0,01 euros para las cerdas, un euro de subida para los lechones y seis de bajada para unos tostones que inician su travesía en el desierto después de la Navidad.