En el 93… el Guijuelo vence al Amorebieta y al destino

Los de Idiakez remontaron el partido por dos veces y vencieron al segundo en la tabla en el minuto 93 y… de córner
A veces el destino tiene estas cosas; los fantasmas del pasado volvieron a apoderarse del Guijuelo, que empató un partido que tenía ganado merced a dos errores a balón parado porque los saques de esquina son el via crucis de un equipo que hizo un muy buen partido frente al segundo de la tabla, ni más ni menos.

Y precisamente fue un corner el que llevó a la gloria al Guijuelo en el minuto 93; ¿se acuerdan de los de Eibar? Sí,pero al revés. En esta ocasión, un saque de esquina botado por el ‘genio’ Romero fue rematado de volea por el reaparecido Jonathan Martín, llevando el delirio y la locura a las gradas, saboreando una victoria muy trabajada.

La primera parte fue casi entera de los de Idiakez por juego y ocasiones pese a que el Amorebieta se adelantó demasiado pronto en el marcador (minuto 11) merced a uno de sus males endémicos y que ha lastrado sus opciones de conseguir más puntos: el balón parado. Por eso, tras botar un córner, el central del equipo vasco, Pereda, adelantó al Amorebieta.

Pero al contrario de otras ocasiones, el CD Guijuelo no se vino abajo, más bien todo lo contrario y se hizo con el juego y las ocasiones con varias llegadas de Romero, el mejor de los locales que, en combinaciones con Koeman, otro de los destacados, hicieron mucho daño a la zaga rival. Y tanto llega el cántaro a la fuente que al final se rompió y fue Koeman el encargado de hacer el empate después de fallar una ocasión clamorosa minutos antes, a pase de Romero.

En la segunda parte, al Guijuelo se le pusieron pronto las cosas de cara con la expulsión del portero del Amorebieta, Etxebarrieta, (minuto 56) por tocar el balón con las manos, hecho que facilitó las cosas a los de Idiakez que enseguida aprovecharon su superioridad con un gol del mejor del Guijuelo, Romero, a pase de Koeman, otro de los destacados, desatando el delirio en las gradas. Corría el minuto 60 y el partido no corría peligro para los salmantinos.

Pero de nuevo, los fantasmas aparecieron en forma de córner y a balón parado para frenar las ilusiones de los de Idiakez, porque en el minuto 74 y con un hombre menos, el Amorebieta hizo el segundo gol, de nuevo en saque de esquina.

Y entonces, el delirio
A partir de ahí, los salmantinos siguieron luchando por encontrar la victoria que se les negaba de nuevo en casa hasta que, cosas del destino, un córner le dio los tres puntos al Guijuelo. Romero, el hombre del choque, botó el balón desde la esquina y Jonathan Martín empalmó el balón de volea para desatar la locura en las gradas y salir de los puestos de promoción de descenso, en el 93… como mejor sabe.

Así, el Guijuelo hizo de El Municipal un fortín y derrotó al segundo clasificado en casa para comenzar a soñar con algo más.