En defensa del sector... pero muy lejos en la mesa

Ganaderos e industriales siguen viendo dos mercados distintos y no ven con claridad su futuro tras la propuesta de Arias Cañete

La mesa de porcino ibérico de la Lonja provincial sigue muy lejos, quizá demasiado en cuanto a la fijación del precio de los cochinos de pienso, pero sí que se mantiene muy unida en la defensa de los intereses de un sector que puede quedar desmantelado debido a la propuesta del ministro Arias Cañete de modificar la Norma del Ibérico, dejando a la industria de Salamanca fuera de ella.

Por ello, el inicio de la mesa fue un claro alegato en defensa de los intereses de Guijuelo, con el claro apoyo manifestado por la Diputación aunque por el momento no se haya tomado ninguna decisión ya que, según miembros de la mesa, "a lo mejor todo queda en una pequeña reestructuración o modificación de la Norma porque de lo contrario estamos perdidos".

De hecho en la jornada de mañana martes, la consejería de Agricultura y Ganadería mantendrá un encuentro con profesionale sde la comunidad, con mayor representación de Salamanca, con el objeto de explicar la situación y las opciones existentes.

Por su parte, en cuanto a la fijación de los precios, ganaderos e industriales siguen demasiado lejos porque ven dos mercados distintos con intereses claramente diferenciados. Este hecho quedó patente en las cotizaciones ya que los ganaderos demandaron una subida de 0,03 euros mientras que los industriales fijaron una repetición para un precio final de subida de 0,01 euros, establecido por el presidente, con el desacuerdo de ambas partes.

En el blanco, existe una tensa calma a la espera de la reacción del mercado europeo, especialmente de Alemania y por eso se fijó una repetición para las tres clases de cerdos, cerdas y tostones mientras que los lechones bajaron su valor tres euros.

El ovino, en calma
Por otro lado, la mesa de ovino, que sigue en una pertinaz calma desde lo cambios efectuados por la Diputación, optó por una repetición de los lechazos y la subida de los corderos 0,10 euros, hecho que no agradó mucho a los productores pero que no generó polémica en la mesa.