En busca de la tranquilidad

CON EL TRAJE DE VISITANTE. Así es como más a gusto se ha mostrado esta campaña la UDS y en Huesca busca mantener la línea. EL ONCE. Se toca lo justo, tan sólo entra Bernabé como novedad
TERESA SÁNCHEZ

La Unión Deportiva Salamanca quiere despejar su camino cuanto antes. El equipo blanquinegro sabe que vivir bajo la presión de los resultados en el último tramo liguero puede resultar peligroso y el objetivo, una vez rota la racha sin ganar partidos, es sumar de tres en tres y alejar cuanto antes la zona de peligro. Hasta ahora, en esta campaña 2009-2010, el equipo salmantino se ha mostrado mucho más cómodo cuando le ha tocado jugar como visitante y con ese traje se presenta hoy en El Alcoraz, para medirse a la Sociedad Deportiva Huesca, uno de los considerados rivales directos puesto que su lucha es la misma que la de la Unión: evitar la zona de peligro.

En los últimos quince días, y después de una victoria y un empate, se ha ganado un punto de tranquilidad en el entorno del conjunto blanquinegro y todos son conscientes de que repetir éxito en el campo oscense sería un paso fundamental para que esa calma se instalara de forma casi definitiva. Sito parece ir dando poco a poco con las teclas adecuadas para hacer funcionar a este Salamanca y cuando eso sucede lo mejor es no buscar otras y seguir tocando ésas. Por eso no se espera que haya variaciones en el equipo que salte inicialmente al campo, al menos en todas las líneas desde la defensa hasta la delantera –en ese caso sería la tercera jornada consecutiva en la que jueguen los mismos–. La gran novedad se registrará en la portería donde Ángel Bernabé volverá casi seis meses después de disputar el único partido de Liga que hasta ahora ha jugado. El portero toledano entra por la sanción de Biel Ribas y que pueda mantener el rendimiento que hasta ahora ha mostrado su compañero también puede ser importante. El equipo, que ha puntuado en sus tres últimas salidas, viajó ayer hacia Huesca.