En busca de la segunda victoria ante el CD Mirandés de Pouso

REENCUENTROS. El técnico, Wilfred, César, Martins y Ubis vuelven al que fue su estadio. ASIGNATURA PENDIENTE. La esperada dupla Vinuesa-Koeman formará de inicio arriba para paliar la falta de pegada
A. A. G.

E l CD Guijuelo tratará de buscar esta tarde, a partir de las 17.00 horas, su segunda victoria de la temporada ante un Mirandés que se sentirá como en casa, ya que el técnico del conjunto burgalés, Carlos Pouso, y cuatro de los jugadores, Wilfred, César Caneda, Martins y Ubis, defendieron con anterioridad los colores verdiblancos.

Será un partido de reencuentros, pero también de necesidades. Los chacineros necesitan una victoria como el comer para alejarse de los puestos de peligro de la clasificación, ya que están empatados a puntos con el Sporting B, equipo en promoción, y a dos del colista, el Peña Sport. Un triunfo en diez partidos no es un bagaje muy positivo para los hombres de Cazalilla.

La gran culpable de esos números es la sequía goleadora que atraviesa el equipo. De los cuatro goles, sólo uno ha sido anotado por un delantero, el que marcó Koeman al Logroñés. Para contrarrestar la falta de pegada, Antonio Cazalilla dará de entrada a la dupla Vinuesa-Koeman que tanto esperan los aficionados. Los problemas físicos, primero de Koeman y después de Vinuesa, han impedido que los dos hombres-gol del equipo hayan podido comenzar un partido juntos.

Para este encuentro, el técnico cordobés del Guijuelo sólo tendrá la baja de Pichardo, con una rotura de un centímetro en la parte alta del cuádriceps que le mantendrá aún un par de semanas fuera de los terrenos de juego. Por el contrario, recupera a Juli Ferrer después de cumplir el partido de sanción tras su expulsión frente al Barakaldo.

El Guijuelo tendrá enfrente al Mirandés, uno de los mejores equipos del grupo, cuya aspiración es terminar la temporada en los puestos de play off a Segunda División. Si de por sí los burgaleses son un rival a tener en cuenta, más aún fuera de casa, donde han cosechado sus mejores resultados al llevarse los tres puntos de sus visitas al Éibar, Alavés y Oviedo.

Carlos Pouso, el entrenador que dio la salvación al Guijuelo la temporada pasada, cuenta con la ventaja de conocer a la gran mayoría de los jugadores locales y del Municipal, por lo que la ventaja con la que cuentan los verdiblancos se verá reducida en este partido.