En busca de empleo en la provincia

La Diputación destina otros 2,5 millones para fomentar la creación de empleo privado en la provincia

La Diputación de Salamanca abrirá en enero una nueva convocatoria de ayudas para empresas y personas que quieran ampliar sus plantillas o que quieran darse de alta como autónomos en la provincia, dotada con un total de 2.5 millones de euros.

 

Esta iniciativa, bajo el nombre de II Estrategia de Empleo e Impulso Socioeconómico de la provincia, ha sido presentada por el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, y por la delegada del área de Economía y Hacienda, Chabela de la Torre.

 

Según han explicado durante un encuentro con los medios en el Palacio de La Salina, las bases de este plan de ayudas se publicarán el 7 de enero y el plazo para inscribirse permanecerá abierto hasta el 13 de febrero.

 

Iglesias ha destacado “el éxito y la sorprendente respuesta” de la primera edición en 2014, que contó con un apoyo económico de 2,4 millones de euros, de los que se están beneficiando 67 empresas, que han ampliado la plantilla, y 237 emprendedores que han abierto su propio negocio.

 

Se trata de “una apuesta sin precedentes por incentivar el empleo estable y de calidad de la iniciativa privada” en proyectos ubicados en cualquiera de los municipios de la provincia de Salamanca, salvo la capital, ha valorado.

 

La línea de ayudas contempla a empresas ya constituidas que quieren ampliar el número de trabajadores, y para ello pueden optar a ayudas para un empleado a tiempo completo o dos a media jornada, a los que la estrategia les paga parte de los costes salariales durante dos años.

 

En este caso, las empresas generales cuentan con un apoyo económico del 25 por ciento de los costes para la contratación del nuevo empleado, con un máximo de 302 euros al mes; y si la entidad se enmarca dentro de los sectores “estratégicos” para la provincia, la ayuda puede llegar al 30 por ciento y un tope de 377 euros al mes.

 

Y en el caso de nuevas empresas y de autoempleo, la estrategia permite pagarles la seguridad social durante esos dos años y poder acceder a una ayuda adicional para la implantación de 1.500 euros o 3.000, en este último caso si es una actividad “estratégica” para Salamanca.

 

Iglesias y De la Torre ha señalado que las empresas o emprendedores beneficiarios tienen que devolver las cuantías entregadas si se da marcha atrás en los seis primeros meses de actividad, y que luego gradualmente se va reduciendo el reembolso, que ya no será necesario si se cumplen al menos los dos años exigidos.