En autobús por Salamanca, mejor para un mes que para un día

El autobús urbano de Salamanca, sensiblemente más económico cuanto más se utiliza

Comprar un billete de autobús en Salamanca es hoy un 5,26% más caro que en 2010 aunque nuestra ciudad es la que posee la tarjeta mensual de transporte más barata de cuantas se ofertan en toda España.

Conclusiones que se sacan analizando un estudio comparativo realizado por FACUA-Consumidores sobre las tarifas de los autobuses urbanos de treinta y nueve ciudades españolas, entre las que ha detectado diferencias que alcanzan hasta el 212,5% en el billete univiaje. 

 

Al margen de este tipo de billete para un viaje el estudio analiza otras alternativas como el precio de diez viajes utilizando el bonobús, tarjeta monedero o recargable, tanto de los que admiten trasbordo como de los que no, y la tarjeta mensual e incluye las tarifas especiales para jóvenes, estudiantes, familia numerosa, desempleados, discapacitados, pensionistas y jubilados. En el mismo se contempla la subida de las tarifas de autobuses para los consumidores teniendo en cuenta la subida del IVA que ha pasado desde el 1 de septiembre del 8 al 10% y que han repercutido diversas ciudades, mientras otras han asumido dicho incremento.

 

La primera conclusión en lo referente a Salamanca tras analizar los datos que aporta FACUA es que nuestra ciudad es una de las que ha sufrido un incremento más alto, el 5,26 por ciento, en el precio del billete único desde que se realizó el último análisis en 2010 pero también se puede concluir que es la ciudad donde más barata es la tarjeta mensual y una de las que posee más oferta en tarifas especiales y con mejores precios.

 

En España el billete univiaje cuesta una media de 1,14 euros y las diferencias entre el precio más alto y el más bajo alcanzan el 212,5%. De las treinta ciudades que han modificado sus tarifas, la subida media en el billete univiaje ha sido del 12,01% (donde se incluye el incremento del IVA que ha pasado del 8 al 10% a partir del 1 de septiembre de 2012, subida que algunas ciudades no han repercutido). 

 

El bonobus

Diez de las treinta y nueve ciudades encuestadas tienen una modalidad de bonobús, tarjeta monedero o recargable sin trasbordo, treinta y una tienen la modalidad con trasbordo. En cuatro existen las dos modalidades. En Lleida y Tarragona no tienen estas modalidades de billete.

 

Los bonos o tarjetas recargables más caros son el con trasbordo de Madrid, con un precio de 18,30 euros por diez viajes (nuevo este año y que si no se realizan trasbordos es un 22% más caro que el univiaje, y si se trasborda en diez ocasiones el ahorro es del 39%), seguido del sin trasbordo de Madrid, 12,20 euros, en este caso válido para el metro y autobús. En tercer lugar se encuentra el bono o tarjeta con trasbordo de Girona, con un precio de 10,10 euros para diez viajes.

 

Los bonos más baratos son el sin trasbordo de Lugo, 4,50 euros, seguido del sin trasbordo de Arrecife (Lanzarote), 5,00 euros, y el con trasbordo de Logroño, 5,29 euros. Le sigue el bono sin trasbordo de Salamanca y de Huelva, 5,30 euros.

 

La tarjeta mensual

 

Esta es una oferta que existe en veinte de las treinta y nueve ciudades analizadas, y que cuesta una media de 37,69 euros. Sus precios, que difieren hasta un 151,6%, van desde los 52,20 euros de Madrid, válido para los desplazamientos integrados en todos los medios de transporte, hasta los 20,75 euros de Salamanca, la más barata de toda España.

 

Dieciséis ciudades han incrementado el importe de su tarjeta mensual, de las diecisiete ciudades que han actualizado los precios incrementándolos una media del 8,8% -en Salamanca un 6%-.

 

Tarifas especiales

 

Treinta y ocho de las treinta y nueve ciudades analizadas tienen tarifas especiales pero Salamanca se encuentra entre las más completas puesto que tiene tarifas jubilados y/o pensionistas, además de para discapactados y empleados de 0,03 euros por viaje. Además aquí existe la posibilidad de viaje gratis para las familias numerosas, como sucede en Santander aunque se echa de menos la tarifa especial para estudiantes que sí se aplica en la mayoría de diferentes formas en la mayoría de las ciudades españolas con transporte urbano.