Empresas del vivero de Peñaranda y Cámara acuerdan la continuidad de la instalación

La Cámara alcanza un preacuerdo para que las empreas allí radicadas no tengan que abandonar el vivero por la falta de cooperación de la Diputación. Se usa la misma fórmula con la que se ha logrado también la permanencia en el vivero de Ciudad Rodrigo.

La Cámara de Comercio de Salamanca y los emprendedores ubicados en el Vivero de Empresas Innova de Peñaranda de Bracamonte han llegado a un  preacuerdo que permitirá que este centro de acogida de emprendedores, cedido en su momento por Caja Duero, no se cierre definitivamente. La falta de voluntad de la Diputación para renovar el convenio de colaboración había puesto en entredicho la continuidad de la instalación y, de hecho, las empresas allí radicadas tenían el día 20 de febrero como fecha para abandonar sus despachos por la falta de cooperación de la institución provincial.

 

La Cámara de Comercio continuará así gestionando el Vivero de Empresas, ya que considera que es un proyecto estratégico para el desarrollo de Peñaranda y su comarca, modificando las condiciones que hasta ahora tenían los emprendedores. En los próximos días se realizará un análisis para la racionalización de los costes, prescindiendo de algunos servicios que ahora se prestaban. 

 

De esta forma, se resuelve la situación en la que se encontraba el vivero de Peñaranda ante la falta de un convenio de colaboración, ya que el actual finalizó el pasado 31 de agosto. La Cámara de Comercio  ha asumido la totalidad de los gastos desde la finalización del convenio.

 

Para facilitar la permanencia en estas instalaciones, los emprendedores solicitarán al Ayuntamiento y a la Diputación de Salamanca una ayuda que les permitirá disponer de un canon por su estancia similar al que estaban pagando hasta ahoraEl modelo propuesto a los emprendedores es una “adaptación” de los modelos más punteros en el apoyo a los emprendedores,  que ya existe en otros municipios y comunidades en España, entre ellas la de Madrid, donde existen unas ayudas para mitigar el impacto de los alquileres de espacios en las empresas de reciente constitución.

 

 

Es un acuerdo similar al que recientemente han firmado las tres empresas radicadas en el vivero Iris de Ciudad Rodrigo y que también permitirá su continuidad.  La falta de pago de la Diputación había empujado a una situación límite el vivero, que tenía que cerrar sus puertas el próximo día 8 de febrero.

 

El acuerdo viveristas/Cámara permite a los primeros continuar en la instalación mirobrigense pagando un poco más por su estancia y descartando algún servicio de los que se prestaban; la Cámara se ocupa de sostener económicamente su funcionamiento. Los viveristas han preferido seguir en las actuales instalaciones y contar con el apoyo de la Cámara a pesar de la oferta del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo para que se trasladaran.

Noticias relacionadas