Empeora los números del descenso

El equipo salmantino volvió ayer a los entrenamientos con caras largas y mucho silencio en el ambiente después de encajar una dolorosa goleada en Alcorcón. Precisamente este aspecto, el de los tantos en contra, ofrece una cifra desalentadora, que sólo recuerda a la conseguida el año del descenso
Isabel de la Calle

Hay muchas cosas que la UDS está haciendo mal en este tramo de la temporada, ya que no sólo por un factor se ocupan puestos de descenso.

Sin embargo, después de 26 jornadas, hay un hecho que destaca sobre los demás y es la vulnerabilidad de la portería salmantina. De hecho, la Unión ha encajado más goles que nunca desde el año del descenso a Segunda B en este número de partidos. Ni el cambio de portero hace cuatro jornadas ha mejorado el balance. De hecho, Ángel Bernabé ha encajado nueve goles en los cuatro encuentros que ha disputado, con una media de 2,25 tantos por choque.

Hasta el momento, a la UDS le han metido 41 goles en contra, lo que hace un promedio de 1,57 goles por encuentro. Esta cifra es peor aún que la que se firmó en la temporada 2004/2005 cuando el equipo bajó a la categoría de bronce del fútbol español, en la que se habían encajado 38, con una media de 1,46 goles por encuentro.

Por otro lado, la UDSalamanca tiene también una terrible carencia anotadora. Los números son aplastantes y están incluso lejos de los que se consiguieron en la temporada del descenso.

En lo que va de temporada, la Unión ha logrado hacer 27 goles (una media de 1,03 por choque), mientras que en la 2004/2005 se hicieron 34 (1,30 por choque hasta la jornada 26). Sólo el año pasado los números eran más similares, ya que a estas alturas se habían metido sólo dos goles más, 29.

De hecho, los goleadores del equipo charro son Kike Lóepz (con 6), seguido de Marcos Márquez, Juanjo y Perico, que han sumado cuatro tantos. Un bagaje más que insuficiente para salir de los puestos de peligro de la tabla.