Empate a nada en Guijuelo

ESCASAS OPORTUNIDADES. Apenas hubo ocasiones de gol en un encuentro cuya dinámica general fue la del aburrimiento. PENALTI FALLADO. La más clara del partido la tuvo José Romero, pero su disparo desde los once metros se marchó desviado
ADRIÁN A. GARCÍA /GUIJUELO

El Guijuelo inauguró la temporada con un empate a cero en el Municipal frente a la Cultural y Deportiva Leonesa, teórico aspirante a estar en los puestos cabeceros de la clasificación al término de la misma. El encuentro no fue nada del otro mundo, con poco fútbol, escasas ocasiones de gol en ambas áreas y muchos balones altos, quizás demasiados. Los porteros, salvo tiros lejanos, apenas tuvieron que realizar atajadas de mérito.

El partido comenzó con un Guijuelo levemente superior a una Cultural que no se encontraba cómoda sobre el césped de hierba artificial del Municipal chacinero. Hasta el minuto 32 eran los locales los que llevaban la iniciativa en el juego y los que tenían las ideas ofensivas más claras. A partir de ese momento, los leoneses estiraron líneas y pusieron en algún aprieto a Montero con tiros lejanos en los que el jabulani ayudaba a los lanzadores. Pero, ¿qué ocurrió en ese minuto 32 para que el Guijuelo se viniera abajo? Pues la ocasión más clara del partido. El colegiado Bilbao Vizcaíno señaló penalti de Marín a Leroy. El extremo canario encaró a su marcador, ganó la línea de fondo y el lateral metió el pie, derribándole. José Romero tenía en sus botas la ocasión de estrenar el marcador, pero su lanzamiento se marchó a la izquierda de la portería de Calzada. De haberse materializado la pena máxima, otro partido se hubiera visto, ya que la Cultural se hubiera tenido que estirar en busca del empate. Pero no fue así y todo siguió por los mismos derroteros. Dentro de los últimos minutos de la primera parte en la que la Cultural fue superior, cabe destacar el disparo de Mena desde el pico del área, que con la rosca hacia dentro buscaba la escuadra izquierda de Montero, pero el balón se fue fuera por muy pocos centímetros.

De esa manera se llegó al descanso y la segunda parte no varió en nada lo visto en la primera mitad. Vinuesa seguía siendo la referencia ofensiva del Guijuelo y constantemente los compañeros le buscaban por arriba esperando una dejada del alto delantero. Pero la defensa de la Cultural estuvo muy atenta durante todo el partido a ese tipo de segundas jugadas y no daban opciones a los locales. Cuando el cansancio empezó a hacer mella, los huecos se abrieron y los visitantes tuvieron más espacio a la contra, pero no supieron aprovechar ninguna de las dos contras de las que dispusieron. En parte, gracias a la defensa chacinera, bien colocada durante todo el partido y sin dar opción a los delanteros rivales. Sólo la salida de Chema dio algo más de dinamismo al ataque del conjunto chacinero. El interior navarro saltó al campo en el minuto 59 y, desde entonces, fue el jugador más activo de los 22 que había en el campo. En el 72, una buena jugada personal del ex de la Cultural, encarando desde la banda izquierda y perfilándose siempre hacia la buena, la derecha, casi termina gol, pero su disparo se marchó arriba por unos centímetros. De ahí al final, más de lo mismo durante el resto del partido.

Mucho tiene que mejorar aún el Guijuelo si quiere hacer una temporada digna, sin embargo, va a tener, un año más, su campo como aliado, ya que a los rivales les va a costar desarrollar su fútbol en el Municipal, como le ha ocurrido en esta ocasión a la Cultural.

De los nuevos fichajes, seis de los trece fueron titulares, destacando entre todos ellos el central Jonathan Martín, que aportó su experencia al centro de la zaga y dio seguridad en todo momento al resto de sus compañeros.