Emocionante y rápido encierro de los Jandilla, sin ningún herido por asta

Emocionante quinto encierro en San Fermín

Los toros de la ganadería Jandilla, de Mérida,han protagonizado un quinto encierro de las fiestas de San Fermín muy rápido y emocionante, con momentos de peligro y numerosas caídas de los mozos, pero sin ningún herido por asta.

Los morlacos han completado el recorrido más o menos agrupados hasta la curva de Estafeta, donde uno de ellos ha sufrido una pequeña caída y ha continuado la carrera solo hasta la plaza. Los cinco primeros han tardado 2,27 segundos en finalizar el encierro, mientras que el sexto ha tardado unos diez segundos más.

 

Los Jandilla, que han regresado a los Sanfermines cuatro años después, han salido de los corrales de Santo Domingo a las 8 horas y han avanzado agrupados por la cuesta. Uno de los morlacos se ha situado abriendo la manada y ha lanzado derrotes hacia su derecha, provocando momentos de peligro, pero sin llegar a alcanzar a los mozos, que se han visto arrollados por la velocidad de los astados.

 

Tres de los toros se han adelantado ligeramente de la manada en este tramo y han ido abriendo paso hacia la plaza Consistorial, donde de nuevo se han unido todos los morlacos.

 

Así, los seis toros han continuado juntos por la plaza del Ayuntamiento, abriéndose paso entre los corredores. En la curva de la calle Estafeta han chocado ligeramente contra la barrera izquierda y uno de ellos ha sufrido una pequeña caída y se ha quedado retrasado respecto a sus hermanos.

 

Este morlaco ha completado la carrera solo, mientras los otros cinco 'jandilla' han seguido corriendo a gran velocidad. A lo largo de la calle Estafeta se han podido ver bonitas carreras de los mozos ante las astas y se han vivido situaciones de riesgo y de mucha emoción.

 

El peligro también se ha podido sentir en el tramo de Telefónica, donde los cinco toros adelantados se han escorado hacia los maderos de la izquierda y han arrollado a varios corredores, que han caído ante la gran velocidad de los morlacos.

 

Uno de los momentos de mayor riesgo se ha producido a la entrada al callejón, donde han caído varios mozos y han sido arrollados por los 'jandilla'. Algunos de ellos han sido arrastrados por el suelo.

 

Los cinco morlacos han completado el encierro en 2,27 segundos y han entrado a chiqueros sin dificultad. Unos diez segundos más tarde ha entrado a la plaza el último toro, que se ha vuelto hacia los mozos en la mitad del ruedo. Sin embargo, instantes después ha entrado junto a sus hermanos con la ayuda de los pastores.

 

Los astados serán lidiados esta tarde en la plaza de toros de Pamplona por los diestros Sebastián Castella, Miguel Ángel Perera e Iván Fandiño.

Noticias relacionadas