Emoción en el Día de las Familias al recordar a los que emigraron

Homenaje. La localidad rindió tributo a Clemente Sánchez, el sacerdote que donó los terrenos donde hoy se ubica la residencia de mayores y el monumento a los Sagrados Corazones de Jesús y María
CECILIA HERNÁNDEZ

Macotera celebró ayer el Día de la Familia Macoterana para recordar a todos aquellos que se marcharon de su pueblo en busca de un futuro mejor.

El día sirvió también para homenajear a Clemente Sánchez, sacerdote operario que, junto a su familia, donó al pueblo de Macotera los terrenos del cerro que domina la localidad, donde hoy se sitúa la residencia de ancianos llevada por las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, así como el monumento a los Sagrados Corazones de Jesús y María.

Una ofrenda floral en el busto del sacerdote fue el momento más emotivo de la mañana, que estuvo ambientada por los cánticos del grupo de folclore Tierra Viva, de la Casa Charra de Leganés. El organizador del acto, Antonio Sánchez Madrid, explicó a este diario que en este 2010 se cumplen 50 años de la marcha del pueblo de más de 300 familias macoteranas. “A partir del año 60 Macotera perdió mucha población, fue un goteo continuo de gente que se repartió por toda España, sobre todo en Cataluña y el País Vasco, y que también llegó al extranjero, incluso a Estados Unidos”.

Procedentes de todos esos lugares, los macoteranos ausentes llegan en estos días a la localidad para disfrutar de las fiestas de San Roque, como comentó también Antonio Sánchez, que se refiere a sí mismo con su apodo macoterano, Corto. “Vivo en Sabadell y estoy casado con otra macoterana, mis hijos son mayores y hacen su vida desde hace tiempo con sus propias familias, pero yo no puedo dejar de volver siempre que tengo ocasión porque la tierra tira”.
“Este acto reivindica a todos los que vivimos fuera pero llevamos a Macotera en el corazón”, concluyó al finalizar la ofrenda en la residencia de El Cerro, donde no pudo celebrarse la misa de campaña habitual por problemas de agenda del sacerdote.

Por ello, todos los asistentes y otros muchos macoteranos, incluida la alcaldesa Isabel Jiménez, acudieron a la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Castillo para escuchar la misa de las 13.00 horas, en la que intervino de nuevo el grupo Tierra Viva.