Emiliano Tapia: "Buenos Aires es Salamanca"

El párroco de este polémico barrio salmantino da a conocer los problemas que afectan a los vecinos de la zona y todas sus reivindicaciones. 

La situación en el barrio de Buenos Aires sigue siendo la misma de hace tiempo, porque continúan los problemas de convivencia, de narcotráfico y de vivienda. Lo que sí han conseguido cambiar los vecinos, (se han sentado a hablar con las instituciones), es el modo de actuar, o dicho de otra manera, la perspectiva de afrontarlos con el apoyo del Ayuntamiento, de la Junta de Castilla y León y de la Subdelegación del Gobierno.

 

La principal consecuencia de esta problemática es que “no podemos convivir, por lo que se ha generado un conflicto”, sostiene Emiliano Tapia, párroco de Bueno Aires, a lo que añade que “el narcotráfico es la causa fundamental, al igual que las viviendas que se utilizan ilegalmente. Esta población es en su mayoría de etnia gitana, pero hay que matizar que muchas de ellas no están relacionadas con estas acciones y quieren convivir. Sin embargo, hay otras que no”.  

 

Todo esto ha provocado que 500 habitantes del barrio, sobre todo gente joven, hayan decidido irse a otro lugar. "Solo quedan 1.000 -- el 70% están relacionados con el mundo del narcotráfico, aunque no todos se dedican a ello – en una zona que puede albergar a unas 1.500". Además, "la situación afecta al aislamiento y a la imagen de Buenos Aires", continua el párroco.

 

De esta forma, los vecinos pretenden acabar con ese aislamiento, para hacer que “el barrio se convierta no en una barrera, sino en un eslabón de conexión con la ciudad, ya que Buenos Aires es Salamanca”.

 

Por otro lado, los mismos vecinos a través de diversas concentraciones, han conseguido “poder decir lo que sentimos. También hemos logrado hacer propuestas, y por lo tanto, nuestras reivindicaciones, lo que lleva consigo el reclamar de la ciudadanía de Salamanca, del Ayuntamiento, de la Subdelegación y de la Junta, que este barrio tiene salida. Nosotros lo creemos, pero a ellos les corresponde esforzarse”.

 

Respecto a las reivindicaciones, en primer lugar, se le pide a la Subdelegación que actúe contra el narcotráfico, puesto que, “es una actividad ilegal, por lo tanto, no entendemos que siga existiendo después de tantos años, y encima en un barrio tan pequeño. Por ello, creemos que hay posibilidades de que la policía pueda hacerle frente. Es verdad que se han hecho ciertas actuaciones, pero desgraciadamente no se ha solucionado el problema”.

 

En segundo lugar, se le reclama a la Junta que haga “un control de las viviendas. No es normal que se hayan estado utilizando para el narcotráfico durante 25-30 años. Viviendas que desde el punto de vista de la infraestructura, han sido modificadas sin control ninguno. Viviendas que se están autoabasteciendo de gas o de luz de manera ilegal, lo que es más que denunciable. Además algunas de ellas pasan de personas a las cuales se les había adjudicado esa vivienda, a otras. Todo ello le corresponde a Fomento”.

 

En tercer lugar, al Ayuntamiento le corresponde “ayudar y apoyar el problema de Buenos Aires, que es un problema social, no solo de seguridad y policial, dado que un colectivo bastante amplio de ciudadanos vivimos en el barrio. Además, aparte de las 500 personas que se han marchado, han quedado vacías unas 70 viviendas”.

 

Finalmente, los ciudadanos “debemos seguir diciendo y proponiendo salidas para situaciones que nosotros conocemos muy bien. Nuestra ilusión y esperanza es que las cosas puedan llevarse a efecto”, concluye Emiliano Tapia.