Elena Diego: "Se ha dudado de nuestra honestidad y esta sentencia restituye nuestro honor y buen quehacer"

El coste de todo este proceso ha sido muy duro y costoso para nuestra vida y nuestras familias", ha indicado.

La ex senadora socialista, Elena Diego, ha enviado un comunicado después de conocer que ha quedado absuelta de las acusaciones que había sobre su persona con el acuerdo unánime del Tribunal Supremo. Ante este hecho, Diego ha reflejado su sentor con este escrito:

 

"En primer lugar, quiero mostrar mi satisfacción porque la verdad ha salido a la luz aunque ha tardado. También expresar mi gratitud a todos los que han confiado en nuestra inocencia y lo han demostrado en estos largos años. El coste de todo este proceso ha sido muy duro y costoso para nuestra vida y nuestras familias".

 

"No obstante hemos confiado siempre en la justicia y, hoy, es el mejor ejemplo de ello. Durante estos años no sólo hemos sufrido un proceso judicial sino, también, una imputación pública y social cuya repercusión ha sido muy dolorosa. Consideramos que se ha dudado de nuestra honestidad y esta sentencia restituye nuestro honor y buen quehacer", señala en su escrito.

 

Por otro lado, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo "ha dado plena credibilidad a las declaraciones que realizamos durante el juicio, poniéndolo de manifiesta de manera concreta en todo el fallo. De la sentencia destacamos el fallo dictado que asegura que debemos absolver y absolvemos a las acusadas Cándida Egido González y María Elena Diego Castellanos del delito de prevaricación del que venían siendo acusadas".

 

"De manera reiterada la Sala hace hincapié en que no participaron en el proceso de selección. De las declaraciones del secretario y del interventor dice el magistrado que corroboran las afirmaciones de la Alcaldesa y de la Concejala sin que exista ningún tipo de discrepancia entre las declaraciones", prosigue,

 

La resolución judicial asegura, de manera unánime por los siete magistrados, en su conclusión que "no hay prueba que fundamente la existencia de un plan ideado de antemano por la acusadas, que tuviera como finalidad contratar a María del Carmen Andrés Cimarra y Raquel Boyero Revilla, eludiendo todos o algunos de los cauces legalmente establecidos".

 

"No se prueban contactos entre las coacusadas en los trámites esenciales del procedimiento, ni se acredita relación de las mismas con las trabajadoras, más allá del conocimiento propio de una localidad reducida, ni se evidencia un interés concreto en tales contrataciones por parte de las acusadas".

 

Por último, indica que esta sentencia "es nuestra mejor declaración en el día de hoy, pues pone de manifiesto toda la verdad que durante estos años no ha sido negada por quienes nos han querido dañar por intereses espurios, tanto políticos como personales".