El Zancao destaca el éxito de sus sobres de jamón cortado a mano

Otro punto importante es la demanda de productos como presa
La firma salmantina Agrocampil S.A., que comercializa sus productos de ibérico puro de bellota bajo la marca 'El Zancao', ha destacado el éxito de sus sobres de jamón cortado a mano, el "producto estrella" de esta empresa que ha sacado al mercado estos paquetes consciente de las dificultades de vender en estos momentos jamones por piezas enteras.

Así lo ha asegurado a la agencia Europa Press el director gerente de El Zancao, Luis Bravo, que ha destacado esta iniciativa de la empresa cuando hace dos años decidió sacar al mercado sobres de cien gramos con jamón ibérico cortado a mano por profesionales para satisfacer las necesidades tanto de los particulares, que ya no cortan jamón todos los días y se les seca o simplemente no saben, como de los profesionales de la restauración que, con esta fórmula, tienen el jamón listo para emplatar.

En concreto, El Zancao ofrece a través de su tienda on-line, tienda.elzancao.com, y a través de sus comerciales y distribuidores cajas de diez sobres de cien gramos de jamón ibérico cortado a mano, una oferta a la que se suma también el habitual jamón loncheado.

Del mismo modo, Bravo ha significado el aumento de la demanda de otros productos que no trabajaban y que atienden ahora bajo demanda de sus clientes, principalmente profesionales de la restauración, para adjuntar a los pedidos de jamón, lomo, chorizo o lomo otras piezas del cerdo ibérico, como la presa, la pluma, el secreto o el solomillo. "Estamos empezando a servírselo a restaurantes de Madrid", ha afirmado.

'El Zancao' nació en el año 2005 ante el interés de los promotores de la que era una empresa de producción ganadera dedicada a la cría de vacuno y porcino de llevar a cabo todo el proceso de transformación y elaboración del producto, desde el nacimiento del animal hasta la cría y a la elaboración de los embutidos, jamones, paletas, lomos, chorizos y salchichones.

En la actualidad, la firma salmantina cuenta con entre 400 y 500 cerdos ibéricos de raza pura --si bien las madres no estaban inscritas hasta ahora en el registro-- que alimenta en sus fincas de 1.600 hectáreas de encinas centenarias de Cerralbo y Bogajo.

VALORA LOS CAMBIOS DEL GOBIERNO
En este sentido, Luis Bravo ha valorado los cambios que pretende introducir el Gobierno de la nación en la normativa del ibérico ya que, en contra de lo que piensa la mayor parte del sector en Castilla y León, ha admitido, permitirá "eliminar" a los que "aportaban mal" al sector con animales que no viven en el campo y en libertad, como es preciso según ha indicado, y son alimentados en granja como si se tratase de cerdos blancos o de pollos. "Esto es un sacrilegio", ha indicado el director gerente de 'El Zancao'.

Bravo se ha mostrado optimista respecto a las posibilidades de su empresa para adaptarse a la nueva normativa en la que trabaja el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en su filosofía de ceñirse a la normativa que regula la producción de ibérico puro, para lo que tendrán que comprar algunas madres que ya estén inscritas en ese libro genealógico.

'El Zancao' vende sus productos a través de dos canales, su tienda on-line a la que acceden principalmente clientes particulares de toda la geografía española, sobre todo de grandes núcleos de población como Madrid, Levante o Barcelona, e, incluso, del extranjero, como es el caso de Italia, Bélgica o Suiza, y la comercialización propia de la empresa centrada en la restauración y en las tiendas gourmet.

A pesar de haber recibido propuestas para vender sus productos en países como Japón, Singapur e Indonesia, la empresa ha descartado exportar a países de fuera de la UE ante los requisitos necesarios para llevar a cabo este proceso.

MANTENERSE
Con una facturación que gira en torno a los 200.000 euros, esta empresa de Bogajo da trabajo a dos personas en campo, más otras tres en fábrica y otras dos para las tareas de Dirección y Comercialización y aspira a mantenerse en la misma línea y salvar los rigores de la crisis económica.

La firma charra comercializa también carne de vacuno --cuenta con 500 hembras de vacuno reproductoras-- a través de la asociación de carne morucha, si bien en este caso sólo se ocupa de la producción ganadera y no de la elaboración cárnica.

La firma 'El Zancao', que toma su nombre de una finca ganadera enclavada en el Parque Natural Arribes del Duero, está adscrita al sello de calidad Tierra de Sabor, una marca que, según ha reconocido Bravo, permite identificar los alimentos de calidad de Castilla y León y evitar confusiones sobre el origen de los productos ya que, en el caso de otras empresas, proceden de Extremadura o Córdoba.

Bravo ha asegurado que los jamones de 'El Zancao', procedentes de animales de entre 18 y 22 meses de vida y engordados en montanera, cuentan con un mínimo de 36 meses de curación en secaderos naturales, aunque lo normal es que este tiempo llegue a los cuatro años. Por su parte, la paleta sale al mercado con una curación de entre dos y dos años y medio y los lomos a partir de los tres meses.

Por su parte, los embutidos, chorizo y salchichón, se elaboran a partir de la parte noble de los cerdos (solomillos, crucetas, secretos y magro) y son adobados con ingredientes naturales y "de calidad"