El volumen de contratación se reduce en 3.539 empleos entre enero y marzo

El incremento del desempleo es sólo parte del problema laboral que padece España y, por extensión, Salamanca. La otra mitad que agudiza si cabe más la sangría del paro supone la evidente paralización de las contrataciones.
J. ROMERO

En el primer trimestre de este año, empresarios y trabajadores refrendaron un total de 15.510 ofertas, un 18,58% menos, 3.539 empleos, que entre los meses de enero y marzo del año precedente. Entonces, ya con la crisis económica sobradamente instalada en el mercado laboral, aún se consiguieron realizar 19.049 contrataciones, según los datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración. La tendencia negativa que se aprecia en Salamanca en el volumen de contratación contrasta con la tímida recuperación que se está registrando en España. En el primer trimestre del año, se cubrieron en el país un total de 3.276.782 empleos, un 2,28% más que entre enero y marzo de 2009. Mientras, en Castilla y León, se han efectuado en este arranque del año 127.456 contratos, un 2,65% menos que en el mismo periodo del ejercicio anual precedente, un descenso, en todo caso, claramente inferior al experimentado en un mercado laboral salmantino que no reacciona y permanece adormilado.

Los últimos resultados de contratación de marzo no invitan, en absoluto, al optimismo. En el mes pasado, se ejecutaron en Salamanca 5.259 contratos, 621 menos que un año antes. La comparación resulta todavía más preocupante cuanto más se retrocede en el calendario. En marzo de 2008, se cubrieron 6.663 puestos de trabajo, 1.404 más que en mismo mes de este año. La diferencia crece hasta los 2.849 empleos con respecto a marzo de 2007. Entonces, la provincia contaba con 19.771 parados y fue capaz de generar en un único mes 8.108 empleos. Tres años después, con un paro histórico de 31.243 personas, casi doce mil más, el volumen de contratación se ha desplomado un 35,14%. Desde octubre de 2009, el mercado laboral de la provincia no consigue alcanzar unos resultados mínimamente razonables para aspirar a recortar el paro. Hace ya medio año, se rubricó un total de 8.258 contrataciones. Las esperanzas están depositadas en lo que pueda pasar en esta temporada de primavera-verano que, tradicionalmente, es la más beneficiosa en Salamanca para el empleo. En 2009, los meses de mayor movimiento en las oficinas del Ecyl para entregar contratos de trabajo fueron julio, con 9.531 empleos, y septiembre, con 9.338, cifras que duplican prácticamente a las obtenidas en marzo.

Eventuales y obra o servicio
Quienes tienen la suerte de conseguir trabajo se enfrentan, no obstante, a un recurrente problema del mercado de trabajo español:la temporalidad. En los tres primeros meses de este año, se han efectuado apenas 2.062 contratos indefinidos, que representan el 13,29% del total de los ejecutados en Salamanca y son, además, casi medio millar menos, 434 en concreto, que los realizados en el primer trimestre de 2009. El empleo con fecha de caducidad sigue ganando por goleada. En la provincia, se han realizado en el comienzo de año 13.448 contratos temporales, que suponen el 86,71% del total en Salamanca. La fórmula más habitual para conseguir tener trabajo pasa por aceptar empleos eventuales por circunstancias de la producción o bien de obra o servicio. Salidas en todo caso temporales, nunca definitivas, para ganar un sueldo a final de mes. Mientras, por sexos, la contratación ofrece una radiografía muy similar entre hombres y mujeres, con una ligerísima preferencia por éstas últimas. Entre enero y marzo, las trabajadoras firmaron 7.831 contratos, el 50,49% del total, por los 7.679 con nombres y apellidos masculinos, el 49,51% de un mercado que sigue casi parado.