El Villarreal deja al Madrid sin dos puntos y sin récord

Asenjo detail

Cristiano, Ramos y Morata pudieron haber cambiado el titular de esta crónica y darle al Madrid los tres puntos.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Casilla; Marcelo (Carvajal, min.43), Sergio Ramos, Varane, Danilo; Kroos, Kovacic, James; Bale (Lucas Vázquez, min.71), Cristiano Ronaldo y Benzema (Morata, min.77).

 

VILLARREAL: Asenjo; Mario, Musacchio, Víctor Ruiz, José Ángel, Víctor Ruiz, Bruno, Trigueros, Castillejo, Cheryshev (Soriano, min.64), Dos Santos (Ndiaye, min.87); y Sansone (Pato, min.72).

 

GOLES:

 

0 - 1, min.45, Bruno, de penalti.

1 - 1, min.48, Sergio Ramos.

 

ÁRBITRO: González González (C.Castellano-leonés). Amonestó con tarjeta amarilla a Sergio Ramos (min.45), Cristiano Ronaldo (min.69), Kroos (min.75) y Carvajal (min.93) por parte del Real Madrid. Y a José Ángel (min.53) en el Villarreal.

 

ESTADIO: Santiago Bernabéu.

El Real Madrid no pudo batir el récord de 17 victorias consecutivas en Liga tras empatar con el Villarreal (1-1) en un duelo marcado por la falta de acierto de los merengues, que pusieron fin a su momento dorado y que acabaron pagando caro el orden y la seriedad del cuadro amarillo en la quinta jornada de LaLiga Santander.

 

Cristiano, Ramos y Morata pudieron haber cambiado el titular de esta crónica. Todos ellos tuvieron una ocasión clara para cambiar el desenlace, pero el Villarreal se salió con la suya y rascó un punto tremendamente valioso. No hubo remontada, aunque sí la actitud para que se produjese. No hubo victoria, pero sí la sensación de que pudo haber llegado.

 

La apuesta no le salió bien a Zidane dando descanso a Luka Modric. El croata se echó en falta desde el comienzo en un centro del campo cuyo dueño era del equipo contrario y llevaba el 21 a la espalda. Bruno Soriano lideró el equilibrio de los castellonenses, que no se achicaron ni por el rival, ni por el escenario.

 

Casemiro, que también tuvo descanso, fue sustituido por un Kovacic insustancial y la producción merengue dejó mucho que desear en la sala de máquinas. Arriba, buenas intenciones pero poco acierto. Benzema siempre se topó con una pierna amarilla y Cristiano quiso, pero no pudo. El portugués -desaparecido en el acto inicial- mejoró sin suerte en el segundo aunque castigado por esa falta de chispa.

 

El 'submarino', por su parte, no se apresuró, guardó el equilibrio en la medular y poco a poco fue sacando la cabeza en su visita a la capital. El proscrito Cheryshev, que volvió a Chamartín, fue quien más cerca estuvo de adelantar a los suyos con un derechazo a la media hora. Sansone también probó suerte con un remate acrobático, pero no fue hasta el minuto 45 cuando llegó el gol visitante.

 

Un lanzamiento de Manu Trigueros, otro de los destacados, fue detenido con las manos por Sergio Ramos sobre la misma línea del área. El árbitro no lo dudó y señaló los once metros. Bruno marcó de panenka y obligó al Bernabéu a creer nuevamente en una nueva noche épica. Con una gran diferencia: este miércoles no estaba el Sporting de Portugal delante, estaba todo un Villarreal, uno de los muros defensivos de esta Liga.

 

RAMOS DA ESPERANZA

 

Sin embargo, y cuando más negro se teñía el cielo de la Castellana, Ramos enmendó su penalti con un cabezazo con sello, muy habitual en su repertorio. El camero puso el empate y entregó a los suyos toda la segunda parte para darle la vuelta al electrónico. Bale, con la zurda, intentó ajustar un lanzamiento desde la derecha y Morata tuvo un cabezazo muy claro, en el corazón del área, a falta de ocho minutos para el bocinazo final.

 

Cristiano, tras recibir un pase de la muerte de Carvajal, estuvo muy cerca de cambiar un partido que no pasará a la historia por su fútbol, pero sí por impedir la racha de los blancos, que acabaron reclamando penalti en una acción de Soriano sobre Ramos y muy enfadados con el arbitraje de González González. Sea como fuere, el Madrid seguirá siendo líder al término de esta jornada.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: