El vidente ‘estafador’ se da a la fuga antes del juicio

En busca y captura. El imputado, conocido como profesor Kunate, debía declarar ayer en la Audiencia, pero se encuentra en paradero desconocido
M. S. B.

La sala de la Audiencia estaba preparada para llevar a cabo el juicio por estafa del conocido como profesor Kunate, pero a primera hora de la mañana saltaba la alarma, ya que las Fuerzas de Seguridad no lograban dar con el imputado, ahora en paradero desconocido y en busca y captura por parte de la Policía Nacional. Como es lógico, sin detenido que se siente en el banquillo no hay juicio que valga, por lo que el caso queda ahora pendiente de que se esclarezca el paradero de T. S., para el que el Ministerio Público solicita tres años de prisión.

El detenido profesor Kunate llegó a hacerse con un botín de más de 140.000 euros a través de engaños sobre videncia y artes esotéricas a numerosas personas que, en una primera consulta pagaban entre 30 y 40 euros porque el presunto estafador, de origen guineano, escuchara sus problemas. Pero era en ese primer contacto donde se fraguaba la estafa, ya que empleando una habitación ambientada con artilugios y objetos esotéricos, donde el imputado, vestido acorde a este tipo de rituales, convencía a los clientes para que existieran sucesivas consultas.

A medida que la cita se aproximaba les exigía, supuestamente, importantes cantidades de dinero, necesarias para solucionar los problemas que los clientes le hacían saber, con la excusa de que para ello debía sacrificar animales originarios de África, lo que elevaba en gran medida la suma inicial.

La Fiscalía ha tenido conocimiento de cuatro casos de afectados por Profesor Kunate. Auténtico vidente africano, que era como se anunciaba en los impresos publicitarios que repartía por los buzones de la ciudad. Tres de las víctimas le entregaron 11.000 y 14.000 euros, mientras que el cuarto afectado, de los que el Ministerio Fiscal ha tenido noticias, le llegó a entregar 80.000 euros, a los que se añaden otros 26.500 euros destinados a la adqusición de productos fabricados por el imputado que, al parecer, horas antes del juicio se dio a la fuga.

La denuncia de una mujer que aseguraba haber sido víctima de una estafa por un falso vidente, al que en diversas consultas había entregado hasta 11.000 euros permitió detener el 27 de febrero de 2009 a T. S. por un delito de estafa por el que la acusación pública pide además de los tres años de prisión, una indemnización de 120.000 euros y el pago de una multa de 1.920 euros.