El viaje a Brasil, a punto

Xavi disputó en Brasil sus últimos minutos con la selección nacional de fútbol

España tuvo muchos problemas para abrir el cerrojo preparado por Bielorrusia y Del Bosque tuvo que variar su planteamiento táctico para lograrlo (2-1). Un empate ante Georgia el martes será suficiente para certificar la clasificación. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

2 ESPAÑA: Valdés, Arbeloa, Piqué, Sergio Ramos, Monreal (Iniesta, min.46); Busquets, Xavi, Silva, Pedro, Cesc (Koke, min.83) y Michu (Negredo, min.57).

 

1 BIELORRUSIA: Gutor, Dragun, Martynovich (Kisliak, min.80), Putilo (Kornilenko, min.76), Balanovich, Tigorev, Verkhautsou, Bardachou, Rodionov (Krivets, min.54), Filipenka y Kalachev.

 

GOLES

   1 - 0, min.60, Xavi.

   2 - 0, min.78, Negredo.

   2 - 1, min.89, Kornilenko.

 

ÁRBITRO: Ivan Bebek (CRO). Amonestó con tarjeta amarilla a Martynovich (min.11), Kalachev (min.66) y Verkhautsou (min.93) en Bielorrusia; y a Piqué (min.33) en España

 

ESTADIO: Son Moix.



 

Los goles de Xavi Hernández y Álvaro Negredo permitieron a la selección española acabar con Bielorrusia (2-1) en el penúltimo partido de la fase de clasificación para el Mundial de Brasil, celebrado en Son Moix (Palma de Mallorca), y deja vista para sentencia su presencia en la gran cita del próximo verano.

 

Un punto. Eso es lo que le hace falta a España para certificar su presencia en el Campeonato del Mundo donde defenderá corona. El triunfo ante Bielorrusia, sin fuegos artificiales ni el brillo de costumbre, fue un trabajo de paciencia por la dureza del oponente, pero también por la falta de ideas en el combinado de Vicente del Bosque, atascado en el último pase.

 

Ese último empujón habrán de darlo ante Georgia, el martes en Albacete. Hasta entonces, España hizo los deberes ante el débil combinado bielorruso, que aguantó la compostura durante una hora. Sólo la verticalidad de Pedro y la inteligencia de Silva pusieron en jaque la teleraña ideada por Heorhiy Kandratsyew, arruinada tras el descanso.

 

Bielorrusia llegó incluso a asustar en un acercamiento de Dragun que contactó con las manos de Piqué. La sangre no llegó al río y España mantuvo el empate sin goles en el ecuador. En esos primeros 45 minutos, que permitieron el debut de Michu con la 'Roja', las ocasiones de la vigente campeona de Europa brillaron por su ausencia.

 

En el segundo acto, el equipo de Del Bosque añadió una pizca de picante y mejoró con la incursión de Iniesta. El mago de Fuentealbilla, que dio más profundidad a la estaticidad nacional, generó los primeros avisos de España, que pronto encontraría el camino del gol.

 

Fue en una jugada embarullada, de esas que la 'Roja' no entrena, pero tampoco desprecia. Piqué metió en el área un balón sin dueño y --tras un mal despeje de un defensor bielorruso-- Xavi Hernández consiguió llevar al fondo de las mallas. El de Terrasa disparó con violencia y allanó el camino.

 

Bielorrusia, que optó por salir a la contra, no entregó las armas pese a que Álvaro Negredo hiciese méritos en el manido 'casting' del '9'. El vallecano, que comienza a entonarse en el Manchester City, marcó el segundo con un soberbio testarazo y sentenció al cuadro ex soviético.

 

El tanto llegó a diez minutos del final y Bielorrusia, sin nada que perder, logró meter el miedo al equipo español. Una jugada por el costado derecho --donde terminó defendiendo Koke-- dio licencia a Kornilenko para descubrir que España también sangra si le pinchan. Lejos de la mejor versión, pero más cerca del Mundial de Brasil. El martes, último capítulo.