El verano 'seca' Salamanca con solo 13 litros por metro cuadrado y un déficit de agua del 79%

(Foto: Chema Díez)

De media, en Castilla y León se han recogido 55 litros por metro cuadrado, un 30 por ciento menos de los normal.

La ausencia de grandes olas de calor ha sido la nota característica de este verano, "el más frío de los últimos seis años" y el tercero en lo que va de siglo, y cuyas temperaturas medias, sin embargo, han rondado valores normales, con una media de 19,6 grados centígrados, dos décimas por encima de los valores medios que se sitúan en 19,4.

  

Además, este periodo veraniego se ha caracterizado por ser un verano seco, tal y como ha expuesto el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Castilla y León, José Pablo Ortiz.

  

De esta manera, Ortiz ha apuntado que el promedio de la temperatura registrado en el trimestre junio-agosto del 2014 está "cercano a lo normal". Así, mientras que en el Norte y en el Sistema Ibérico el trimestre ha sido frío, con temperaturas máximas inferiores a lo normal, en algunas zonas del Centro y Sur ha sido "ligeramente cálido" debido al aumento de las mínimas.

  

En conjunto, este verano ha sido más calido, incluso a nivel de Castilla y León, ha reseñado Ortiz.

  

Por meses, junio fue un mes con "importantes variaciones" en los valores térmicos pero generalmente normal o "ligeramente cálido" en la mayor parte de la Comunidad, y frío en algunas zonas del Norte y Noroeste.

  

La temperatura mínima se mantuvo en valores normales y fueron las máximas las que tuvieron un comportamiento "más destacado". Durante la primera mitad del mes éstas se situaron por encima de sus valores normales, mientras que, con la entrada del verano astronómico, experimentaron un "importante descenso".

  

En julio, la temperatura registró una bajada de cuatro décimas más de lo normal, lo que hizo que fuera un mes frío en el Norte, "muy frío" en el Este, y normal en el resto. Hasta el día 13 los valores máximos estuvieron, en general, "por debajo de lo esperado", mientras que entre el día 15 y el 17 fue cuando las temperaturas alcanzaron "un valor más sobresaliente", que llegó a superar los 33 grados el día 16 en toda la Comunidad, lo que convirtió a éste en el "más cálido" del verano.

 

39,1 GRADOS EN MIRANDA

  

Destacaron los 39,1 grados de Miranda de Ebro (Burgos), que fue la temperatura más alta registrada en Castilla y León en este pasado verano. También, cabe destacar el descenso térmico que se produjo entre los días 16 y el 19, con una bajada de 13 grados de media.

  

Por lo que respecta a agosto, tuvo un carácter ligeramente frío en el Norte y normal en el resto. La temperatura más alta se registró el día 27 en Candeleda (Ávila), con 36,7 grados. Sin embargo, los datos más destacados corresponden a valores por debajo de lo normal, sobre todo las temperaturas máximas de los días 13 y 22, cuando "únicamente" se superaron los 27 grados en zonas cálidas del Suroeste y en el Valle del Tiétar, mientras que en gran parte del Norte y Este los valores fueron inferiores a los 20 grados.

  

Asimismo, sobresalen las temperaturas mínimas registradas entre los días 14 y 17, que alcanzaron valores inferiores a cinco grados. Así, el día 17 en El Puente (Zamora) se registró una temperatura mínima de 1,2 y en San Pedro Manrique (Soria) de 1,3 grados.

 

ESCASEZ DE PRECIPITACIONES

  

Con respecto a las precipitaciones, Ortiz ha indicado que ha sido un verano seco. De media, en Castilla y León se han recogido 55 litros por metro cuadrado, un 30 por ciento menos de los normal. En el resto de España, también ha sido un verano seco, aunque no tanto, con un déficit del doce por ciento.

 

(Fuente: Aemet)

    

Por su parte, el delegado territorial ha reseñado que en la zona Norte y Este ha sido un periodo húmedo o "muy húmedo", mientras que en el Suroeste se puede calificar de "muy seco".

  

De esta forma, mientras que en Soria se han acumulado un total de 127 litros por metro cuadrado (un 15 por ciento más), en Salamanca no se han superado los trece (déficit del 79 por ciento). El mes con menores registros ha sido agosto, mientras que julio ha tenido un comportamiento "normal o superior a lo normal".

  

Además, ha destacado la inestabilidad y los días de altas precipitaciones repartidos de forma "muy irregular".

  

Mientras, el balance hidrológico, que recoge la cantidad de precipitaciones, señala que a nivel nacional se ha producido un déficit de precipitaciones del siete por ciento, menor que en Castilla y León, que se sitúa en el cuatro por ciento. Desde Aemet Castilla y León se espera que con las lluvias caídas en los últimos días el balance pueda llegar a alcanzar valores normales e incluso pueda ser superior.

  

En cuanto a la actividad tormentosa, el número de descargas eléctricas totales que se han producido ha alcanzado las 40.990, dato inferior a lo normal en verano, ya que, tal y como se recoge en los datos registrados desde 2004 a 2013, la media se sitúa en 55.965 descargas eléctricas.

 

PREDICCIÓN PRÓXIMAS FECHAS

  

A partir de este jueves, día 25, se espera un periodo "muy corto" de estabilidad, ha declarado el jefe de predicción de Aemet, Juan Pablo Álvarez.

  

Para el conjunto de octubre-noviembre-diciembre se aprecia "una mayor probabilidad" de que la temperatura alcance valores superiores a los normales en la mitad oriental peninsular. En el resto de España no se aprecian diferencias "significativas" con respecto a la climatología.

  

Finalmente, en cuanto a las precipitaciones para el mismo trimestre no se aprecian "diferencias significativas" en ninguna zona del país.