El vandalismo le costó a Salamanca más de 370.000 euros en 2010

Durante el pasado año en la capital se quemaron y rompieron 27 contenedores y 91 papeleras
Farolas rotas, contenedores quemados, bancos arrancados, papeleras destrozadas o pintadas. Son algunos de los actos vandálicos que cada año se producen en la ciudad y que suponen un importante desembolso para las arcas municipales. Durante el pasado año 2010, el Ayuntamiento de Salamanca tuvo que pagar un total de 370.966,36 euros en distintas intervenciones para arreglar los desperfectos producidos en el mobiliario urbano.

La iluminación es lo que más le cuesta al Ayuntamiento. De esos más de 370.000 euros, un total de 107.651,07 euros se invirtieron en la reparación de farolas en distintas actuaciones. En este sentido, la mayoría de los actos vandálicos que se producen en este área se refieren a la rotura de globos de las farolas, así como de otros elementos del alumbrado público, lo que en 2010 supuso un gasto de 55.067,97 euros, mientras que la reposición de cable debido a los robos provocó un gasto municipal de 52.583,10 euros.

Por otra parte, la intervención en parques y jardines supuso un gasto adicional de 94.439,29 euros para reparar mobiliario urbano, fuentes o juegos infantiles. Así, la mayor parte de este dinero, un total de 52.945,41 euros, se destinó a intervenciones en la red de riego por los desperfectos provocados en ella. Además, las fuentes se han llevado más de 27.000 euros, mientras que las reparaciones de los juegos infantiles han supuesto una inversión de algo más de 9.000 euros. Por su parte, la renovación del mobiliario urbano ha costado más de 2.600 euros, mientras que la reposición de diferentes especies vegetales supuso para las arcas del Ayuntamiento más de 2.500 euros.

Asimismo, la reparación de papeleras quemadas, rotas o robadas y la reposición de contenedores quemados o golpeados generó en 2010 un gasto de casi 89.000 euros. Así, el pasado año hubo que reponer un total de 91 papeleras, lo que costó al Consistorio salmantino un total de 23.921 euros. Por su parte, los contenedores nuevos que hubo que instalar debido a la retirada de los que fueron objeto de diferentes actos vandálicos, un total de 27 unidades, costaron algo más de 30.000 euros. A estos gastos hay que añadir la reparación de papeleras y contenedores que no ha sido necesario reponer pero sí arreglar tras los desperfectos sufridos. En este sentido, los materiales y la mano de obra provocaron un gasto de casi 35.000 euros.

Por último, hay que tener en cuenta las actuaciones realizadas por la Brigada de Pinturas, cuyo objetivo es limpiar las pintadas que se encuentran en la ciudad y que en 2010 costó más de 80.000 euros.