El valor de la afición para lograr la victoria de Avenida

 
La afición de Perfumerías Avenida ha demostrado siempre un compromiso envidiable con el equipo y un apoyo que, precisamente hoy, es vital para forzar el tercer partido de la final de Liga contra el Ros Casares. Es verdad que las estadísticas son, en este caso, totalmente desfavorables: primer partido con derrota y las cuatro última finales, también frente a las valencianas, se convirtieron en cuatro decepciones, pero al mismo tiempo en ocasiones de oro para reafirmar los éxitos de nuestro equipo de baloncesto femenino como subcampeonas. La primera prueba de fuego en el estadio salmantino necesita, además de la calidad y el esfuerzo de las jugadoras y el entrenador, todo el calor que llegue desde las gradas. El objetivo es llegar el próximo sábado con un golpe de autoridad bajo la manga, con la confianza de haber llegado al tercer partido y con la esperanza de que a la quinta puede ser la vencida. Sólo hay que recordar la gesta de 2006 frente al Barcelona para creernos y soñar con el título, para disfrutarlo en casa, para mostrarlo a la afición y para dar un paso de gigante en el prestigioso palmarés de Perfumerías Avenida. El deporte es y será un precioso vehículo de comunicación, de confraternidad, y los éxitos, además, suponen un aliciente, un empuje para ser mejores cada día y, sobre todo, un premio a un equipo entregado y querido por miles de salmantinos. Ojalá el sueño se haga realidad esta tarde y se consolide el próximo sábado. Sí, podemos, o al menos, vamos a intentarlo con el respaldo de una gran afición.