El Valencia no puede con un Zaragoza que sigue sin ganar

 
EFE
El Valencia demostró, un partido más, que es un conjunto desquiciado y sin ideas, que fue incapaz de vencer (1-1) al Zaragoza, que jugó la última media hora con diez hombres y que, a pesar de que por momentos hizo un buen fútbol, sigue sin ganar. El encuentro estuvo marcado por la anécdota de que el central del Zaragoza Lanzaro hizo los dos goles, uno en cada portería, y por la inferioridad numérica del equipo aragonés tras la rigurosa expulsión de Ander Herrera en el minuto 63.

El Zaragoza fue mejor al principio el encuentro y tuvo sus opciones en los instantes finales, mientras el Valencia, aunque llevó el peso del partido, confirmó la situación de crisis futbolística que atraviesa desde la segunda parte del encuentro que perdió en Barcelona.

El marcador final es insuficiente para las urgencias del Valencia de recuperar la línea de juego y resultados del principio de la Liga, pero, sobre todo, para las del conjunto aragonés, que avanza al insostenible ritmo de un punto cada dos partidos, con el que no se puede pensar en la permanencia.