El Valencia completa la machada y 'La Fonteta' decidirá

Doellman, en su habitual línea regular, frente a un Tomic que se quedó en dos puntos

El Valencia Basket ha completado este jueves la machada que inició el martes y ha vuelto a asaltar el Palau Blaugrana (63-81) para poner el 2-2 en la semifinal del 'play-off' de la Liga Endesa contra el FC Barcelona y devolver la serie a 'La Fonteta'.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

FC BARCELONA: Huertas (7), Navarro (18), Papanikolaou (9), Lampe (8), Tomic (2) --cinco inicial--; Dorsey (2), Sada (1), Abrines (5), Oleson (-), Lorbek (-), Nachbar (2), Pullen (9).

 

VALENCIA BASKET: Van Rossom (17), Lafayette (9), Ribas (9), Doellman (14), Lishchuk (4) --cinco inicial--; Triguero (4), Sato (15), Lucic (7), Martínez (2), Abia (-).

 

PARCIALES: 16-20, 9-17, 16-24 y 22-20.

 

ÁRBITROS: Conde, García Ortiz y Cortés. Eliminaron a Triguero y Lishchuk en el Valencia Basket.

 

PABELLÓN: Palau Blaugrana, 5.079 espectadores.

Hasta el arreón final, en que sacaron el pundonor y el orgullo los de Xavi Pascual, el partido del FC Barcelona fue para olvidar; mal en defensa, fatal en ataque. Solo 25 puntos al descanso, 45 ya bien entrado el último parcial. Otra vez ciegos de cara a canasta, impotentes en defensa, los blaugranas se hundieron demasiado pronto y, cuando quisieron reflotar la nave, ya estaba el Valencia celebrando el triunfo en puerto.

 

Y es que el Valencia Basket ha sido claro y justo ganador. De menos a más en esta serie en que partían con factor pista a favor, una vez dejados atrás los nervios y presión que conlleva tener esta condición han mostrado el baloncesto que atesoran. Ha salido a relucir la calidad de Doellman, la fuerza de Lishchuk, la versatilidad de Ribas o del recuperado Sato, grande en su regreso, y así hasta la frescura de Lucic. Pero esta noche, la batuta fue para Van Rossom, excelso en su gestión del juego y autor de 17 puntos.

 

Por contra, en el Barça solo salieron bien las cosas en el primer cuarto, que aun así perdieron 16-20. A partir de ahí, cuando buscaban canasta, solo encontraron agua hasta ahogarse en ella. Si no bajaron los brazos, mucho tendrá que retocar Pascual para la 'final' que tendrá lugar en Valencia el domingo. Si los bajaron, el toque de atención debería ser incluso mayor.

 

El Barça se quedó en unos escasos 25 puntos en la primera parte, jugando en casa, y estando ante la última oportunidad de hacer buenos los dos triunfos en Valencia y evitar que la serie volviera a la ciudad del Turia. Esta baja anotación, fruto del nulo acierto, de la mala selección de tiro y, de nuevo, del pobre porcentaje en la línea de tiros libres (12/22 al descanso) propició la diferencia.

 

Suerte tuvo el equipo de Pascual que, en los últimos compases de la primera parte, el Valencia tampoco estuviera del todo acertado en ataque. Aún así, el 25-37 era una cómoda renta, cercana a la máxima diferencia lograda hasta el momento (23-37 con canasta de Ribas). Los de Perasovic hicieron valer el regreso de Romain Sato, hasta ahora apartado por molestias.

 

Estaba lejos de su mejor forma, pero el alero francés batalló y dio oxígeno a su equipo, y cuajó una gran actuación. De nuevo, el 'MVP' de la Liga Regular, Justin Doellman, hizo bailar a sus defensores y llevó buena parte del peso del equipo. Eso sí, fue precisamente la labor grupal la que aupó del todo al Valencia Basket, mejor en asistencias, recuperaciones y con menos pérdidas.

 

Demasiado lastre para un Barça que, incómodo y perdido, incapaz de ver aro, veía como su habitual faro, Juan Carlos Navarro, tenía otro día aciago, con la bombilla fundida. No le salió nada al capitán en la primera parte, si bien fue el único que se salvó en los tiros libres y aún así el mejor valorado, reflejo de la mala primera parte. Ningún blaugrana supo tirar del carro, convencer al resto de compañeros de que, en el Palau, pueden y seguramente debían hacer más.

 

Los 'Sí se puede' y gritos de '¡Valencia!' se escucharon mucho en el feudo blaugrana. Con más presencia de aficionados 'taronja' que el martes, cuando empezó la 'machada' valencianista tras perder el factor pista que se habían ganado en la Fase Regular, no estuvieron solos los de Perasovic en su intento de forzar el quinto partido y evitar, de momento, la octava final seguida del FC Barcelona.

 

SIN REACCIÓN CULÉ

 

El Barça intentó subir un marcha tras el descanso, mejoró Navarro y apretó la grada. Aumentaron los decibelios y también la intensidad defensiva de los de Pascual, intentando que tarde o temprano el Valencia Basket acusara o bien la presión o bien el esfuerzo. Pero con la segunda batería formada por Lucic o Lafayette no se resintió el equipo 'taronja'.

 

Con el paso del tiempo, segundo a segundo en un degoteo cada vez más largo para los blaugranas, el Valencia creyó del todo en sus opciones. Con una +17 'taronja' que se iba perpetuando en el marcador, incapaz el Barça de rebajarla, Pascual movió ficha. Tarde, pero dio entrada a Pullen intentando hacer virar el rumbo del partido, en una noche sin Marcelinho ni Sada, ambos en pista pero desaparecidos en combate.

 

Los últimos alientos de vida blaugrana los aportó el base norteamericano, junto a un Navarro que por lo menos acabó siendo el mejor, pero fue del todo insuficientes. No se entonó el Barça, o lo que queda de él a estas alturas porque, visto lo visto en pista, el físico va justo ante un equipo como el Valencia Basket que, precisamente, tiene menos fondo de armario. Pero con esas justas piezas ha logrado Perasovic confeccionar un equipo ganador, de la Eurocup, y que no se rinde nunca, ni con 0-2 en contra en 'semis'. Ahora, 'La Fonteta' dictará sentencia y dará a conocer el rival del Real Madrid en la final.