El vacuno de vida, dos años en la ‘montaña rusa’

De las 104 últimas Lonjas celebradas, en 51 de ellas el precio de los terneros se ha movido al alza o a la baja
‘Bandazos, ‘dientes de sierra’, oscilaciones al alza y a la baja… cualquier calificativo similar es correcto para valorar la situación del vacuno de vida en la Lonja de Salamanca que se caracteriza por su escasa estabilidad en un precio de los terneros que no se corresponde con el de otras Lonjas, ya que en la mayoría de las ocasiones, el cambio en el precio es para corregir lo que “no se hizo bien” la semana pasada, frase tan utilizada en la mesa de la Lonja Provincial.

Según los datos de los precios de la Lonja salmantina, de los últimos dos años (104 semanas), casi la mitad, 51, han sufrido oscilaciones del precio al alza o a la baja, con el objeto de corregir o “poner en su sitio” lo que se hizo mal en pasadas semanas, responsabilidad que recae en los ganaderos, los tratantes y el presidente de la mesa de vacuno de vida.

En el periodo que transcurre desde el 18 de octubre del año 2010 hasta el 17 de octubre de 2011, el valor de una de las categorías como el ternero cruzado (extra macho) varió de 2,45 a 2,42 euros, o lo que es lo mismo, 0,03 euros de diferencia y para ello el valor de todas las categorías, cuyo precio siempre varía en la misma proporción, fue modificado por la mesa en 23 ocasiones, para volver casi al punto de origen.

En el año posterior, desde el 24 de octubre de 2011 hasta el 22 de octubre del presente 2012, el valor de la vida ha pasado de 2,66 euros por kilo a 2,72 euros, es decir, solo 0,06 euros de diferencia, pero el precio se ha movido al alza o a la baja en 28 semanas, con el objeto de corregir decisiones equivocadas.

Por tanto, los ‘bandazos’ de los que habló el presidente de la mesa, Eloy García, se cumplen a rajatabla en una mesa que no entiende de estabilidad salvo contadas excepciones debido a la movilidad del mercado o a las ansias de unos y otros de ajustar sus intereses.