El vacuno de carne… ¿o mejor de oro?

El valor actual de este producto se sitúan en niveles históricos gracias a la exportación porque el mercado nación al está de capa caída
El sector del vacuno de carne bate récords en el precio de los diferentes productos en este año 2011; así lo acreditan cada semana los miembros de la mesa de vacuno de carne de la Lonja Provincia de Salamanca con continuas subidas en el valor de machos y hembras gracias a la exportación.

Una exportación que está provocando que el valor de la carne se dispare hasta niveles históricos, nunca conocidos, aunque por el momento se desconoce hasta cuándo durará este maná caído del cielo. Los barcos con destino a Líbano y otros países de esta zona están cargando muchos animales, e incluso, “también se han llegado a llevar miles de ovejas porque ganado vacuno ya no hay. De momento, y hasta que la exportación diga, la carne seguirá subiendo, pero que quede claro que el mercado nacional está muerto”, destaca Celestino Martín, ganadero salmantino.

No obstante, Martín tampoco lanza las campanas al vuelo demasiado rápido porque “pese al precio que tiene la carne en la actualidad, el valor de los costes de producción tampoco disminuye y tan solo se cubren costes o se gana muy poco dinero”. Pero este nivel de precio, ¿tiene fecha de caducidad?

“No lo sabemos. Mientras los barcos sigan cargando animales, no habrá problema porque pagan el precio que haga falta y además, la cabaña ganadera es muy reducida, no hay muchos animales”, destaca Celestino Martín.

Un precio récord
Por su parte, el precio, con la nueva subida del lunes en la Lonja Provincia, marca niveles históricos en todas las categorías. De este modo, y comparando los precios actuales con los del año 2006, la diferencia es notable. Así, para un bovino menor de año de categoría especial, la variación es de 0,17 euros por kilogramo; en los añojos de menos de 350 kilogramos también de categoría especial, la diferencia es aún más grande con 0,23 euros en los machos y 0,26 en las hembras. Y en los novillos, la variación se amplía a 0,30 euros.

Pero más escandalosa es aún la distancia existente en el precio entre el pasado año y el actual en el mismo periodo de tiempo. Así, la diferencia de precio en el bovino menor de año se amplía a casi 0,50 euros por kilo en machos y más de 0,40 euros en las hembras, con una diferencia similar en las terneras de menos y más de 230 kilogramos, en erales y en novillos.

Por ello, el sector aplaude ahora pero tampoco lanza las campanas al vuelo ante la gran incertidumbre de saber hasta cuándo durará esta situación alcista y cuando el barco se cansará de atracar en las cosas españolas.