El uso negligente de un motor de riego por parte de un vecino, causa del incendio de Pedrosillo de Alba

La Guardia Civil ha localizado al autor de los hechos tras la investigación llevada a cabo desde el pasado 20 de agosto.

Sobre las 20 horas el pasado 20 de agosto, se tuvo conocimiento por parte de Guardias Civiles del Puesto de San Pedro de Rozados (Salamanca) de la existencia de un incendio en el término municipal de Pedrosillo de Alba, el cual suponía un peligro para las viviendas y personas que allí residían.

 

En el lugar de los hechos, la patrulla de servicio pudo observar como el incendio se había extendido por el paraje conocido como Prado de Zahara del mismo término municipal, se encontraba a unos quinientos metros del núcleo urbano, y había afectado ya a la zona forestal de la ribera del río Gamo.

 

A las 23:30 horas del mismo día, se extinguió por completo el incendio gracias a la acción de los agentes forestales de la Junta de Castilla y León y bomberos miembros de la Diputación de Salamanca, tras haberse quemado la totalidad de 2 hectáreas de arboleda de ribera y pasto.

 

En ese momento comenzaron las investigaciones de los miembros del Cuerpo tendentes al esclarecimiento de las causas del incendio, ya que se consideraba que el mismo se había producido por causas no naturales ya que aunque el citado día era muy caluroso, no se produjeron ningún tipo de tormentas en la zona, no existía tendido eléctrico alguno en las cercanías de la zona afectada y ser la misma una zona aislada carente de zona de paso reseñable.

 

Por todo ello, gracias a la investigación llevada a cabo por Guardias Civiles del Puesto de San Pedro de Rozados y del SEPRONA de la Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca, se pudo determinar que el incendio se produjo por un uso negligente de un motor de riego existente en la ribera del río Gamo, considerándose que se hubiera evitado si se hubieran mantenido unas mínimas medias precautorias, como pudieran ser la limpieza de la zona situada alrededor de motor o la instalación de un mata-chispa en el tubo de escape del motor que disipara cualquier chispa generada por el aparato, además de mantener un control visual adecuado del funcionamiento del motor a tenor de las peligrosas condiciones climáticas del citado día.

 

Como consecuencia de todo lo expuesto se ha considerado autor de un delito de incendio forestal por imprudencia en calidad de investigado, a un varón de 56 años de edad y vecino de la localidad de Pedrosillo de Alba.