El TSJCyL suspende los cupos de caza del lobo ibérico decretados por la consejería de Medio Ambiente

Estima así el recurso formulado por la Asociación para la Conservación y Estudio de dicha especie
El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, con sede en Valladolid, ha acordado suspender los cupos de caza del lobo ibérico decretados por la Consejería de Medio Ambiente, con lo que estima así el recurso formulado por la Asociación para la Conservación y Estudio de dicha especie.

La Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJCyL, en su sentencia, estima así el recurso de alzada de dicho colectivo que solicitaba dejar en suspenso la ejecución de la resolución de 26 de septiembre de 2011 de la Dirección General del Medio Natural por la que se establecían los cupos de lobo asignables a cada comarca para el periodo 2011/12 en Castilla y León (BOCyL de 11 de octubre de 2011), según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El tribunal recuerda que la resolución recurrida se fundamenta en el Decreto autonómico 28/2008, cuyo artículo 19.5 fue anulado por esta misma sala por sentencia de 13 de noviembre de 2009 al entender que no se ajustaba a las directivas europeas que establecen cómo se lleva a cabo la caza del lobo como animal protegido.

Por ello, anulada la norma reglamentaria que da cobertura al acto administrativo aquí impugnado, habida cuenta de que el lobo es una especie protegida, el tribunal determina que "su aprovechamiento cinegético carece de la debida y necesaria habilitación normativa". Por ello, los jueces señalan ahora, como medida cautelar, que la Junta no puede establecer unos cupos de caza del lobo, dado que la regulación que hizo no es conforme a las normas comunitarias.

En su fallo, la Sala no estima, por contra, el argumento del colectivo en cuanto a que dichos cupos ponen en peligro de extinción a la especie, puesto que "la autorización de aprovechamiento cinegético de 130 individuos en toda la Comunidad Autónoma no implica un riesgo de supervivencia del lobo, sino una reducción de la población que no tiene carácter definitivo ya que la misma podrá incrementarse en el futuro a base de los ejemplares que permanezcan vivos".