El tribunal de recursos contractuales ya 'tumbó' una adjudicación al Ayuntamiento

En octubre de 2012 este órgano estimó un recurso contra la adjudicación de este contrato por 12 millones de euros a Aceinsa. Rechazó que la Junta de Gobierno, con mayoría del PP, aceptara bajas temerarias para adjudicar a una nueva empresa.

El Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de la Castilla y León es un viejo conocido del Ayuntamiento de Salamanca. Y eso que no lleva ni dos años en funcionamiento desde que el Consejo Consultivo, con sede en Zamora, asumiera por mandato de la Junta esta labor. En octubre de 2012, este tribunal ya obligó al Ayuntamiento de Alfonso Fernández Mañueco a corregir un proceso de contratación por considerar que se había aceptado una oferta económica 'temeraria', es decir, muy por debajo de los valores normales, para adjudicar un contrato público.

 

El contrato en cuestión era el de mantenimiento y mejora del alumbrado público de la capital, de una importante cuantía (12 millones de euros) y por un período bastante largo, de cuatro años con dos de prórroga. Al concurso, abierto el 24 de octubre de 2011, acudieron varias empresas pero las que se jugaron el contrato eran dos: la que hasta entonces era adjudicataria del servicio, Etralux, y una de reciente creación, Aceinsa. 

 

Cuando se abrieron los sobres con las ofertas, Etralux recibió la mayor puntuación en la valoración de las proposiciones técnicas y subjetivas del servicio. En cuanto a la oferta económica, se ajusta a lo previsto, con bajas de entre el 5 y el 15%, dentro de lo legalmente aceptado, y mejoras económicas por valor de 3,8 millones. Aceinsa, por su parte, ofrece bajas de hasta el 22%, por encima de lo legal, y mejoras por 3,6 millones de euros, pese a lo cual su oferta económica recibe el doble de puntos que la de Etralux. Esta valoración resulta definitiva para que obtenga la mayor puntuación y, por ende, el contrato.

 

Sin embargo, la mesa de contratación pide más valoraciones para aceptar la baja económica de hasta el 22% y un informe del director del área de Ingeniería Civil pone de manifiesto que la oferta de Aceinsa significaba entrar en pérdidas. El 11 de mayo, con este informe, la mesa de contratación, en una ajustada votación, se decide adjudicar el contrato a Etralux en vez de a Aceinsa. Uno de los votos en contra es del quinto teniente de alcalde y concejal de contratación, Carlos Manuel García Carbayo, que pide inmediatamente un informe al director del área de Medio Ambiente. Este justifica la contratación con bajas superiores al 10% como una práctica habitual del Ayuntamiento en los últimos años y añade que la obtención del contrato puede reportar otros ingresos a esta empresa, que justifica las bajas por su deseo de implantarse en el mercado.

 

El 4 de julio de 2012, García Carbayo propone en la Comisión de Contratación retirar la adjudicación a Etralux y dársela a Aceinsa en virtud del último informe. No obstante, el día 5 de julio el Interventor del Ayuntamiento formula un reparo a esta adjudicación, pese a lo cual ese mismo día la Comisión de Contratación, con mayoría del PP, desestima el reparo y resuelve la adjudicación, que se hace efectiva el día 20 de julio.

 

El 13 de agosto, Etralux presenta un recurso por considerar arbitraria la adjudicación y el 13 de septiembre el asunto llega al tribunal regional de recursos contractuales. Y el 16 de octubre, este tribunal decide estimar parcialmente el recurso de Etralux y ordena retrotraer el proceso de contratación a la valoración de la oferta económica anormalmente baja de Aceinsa.

 

Esto supone un nuevo proceso que se resuelve ya el 18 de enero de 2013, de nuevo a favor de Aceinsa, sin más oposición.

Noticias relacionadas