El traslado del Mercado Central a la plaza del Ángel se demorará al menos diez días

Local de la plaza del Ángel donde van a trasladarse varios puestos del Mercado Central.

Un grupo de empresarios abrirá provisionalmente en un local de la plaza del Ángel que está totalmente en bruto. Tienen que acondicionarlo e instalar vitrinas y cámaras, lo que se demorará no menos de diez días a pesar de que el Mercado Central inicia las obras inmediatamente.

Los empresarios del Mercado Central que se van a trasladar provisionalmente a un nuevo local mientras duran las obras del histórico edificio tendrán que esperar al menos diez días para volver a atender a sus clientes. Ese es el plazo que se maneja para que el local elegido, que está totalmente en bruto, esté listo para acoger una actividad comercial que requiere de equipamiento y licencias.

 

Al menos quince comerciantes han solicitado poder trasladarse a una ubicación provisional mientras duran las obras del mercado de abastos, con el objetivo de poder continuar con su actividad, atender a los clientes y no dañar sus negocios mientras duran las obras. La decisión se tomó tras pedir una serie de empresarios a la gerencia del mercado poder trasladarse a unos locales provisionales, una alternativa que no han tomado todos los afectados.

 

Esta posibilidad se abrió hace meses cuando el Ayuntamiento se comprometió a correr con los gastos del traslado y estancia en el nuevo local, pero no se ha concretado hasta hace unos días. De hecho, el día 31 de diciembre la directiva de la asociación de comerciantes no tenía claro si se iba a producir el traslado y no ha sido hasta esta semana que el Ayuntamiento se ha comprometido por escrito a cooperar con los comerciantes. Los empresarios que se trasladan y el Ayuntamiento se repartirán los costes generados por el traslado.

 

Sin embargo, la decisión no acaba con el problema. Los comerciantes se trasladarán, sí, pero todavía tendrán que esperar unos días porque el local escogido no está preparado. Es uno de los que hay en la plaza del Ángel y una simple inspección visual permite comprobar que está totalmente en bruto y que requiere, al menos, de limpieza y adecuación para acoger una actividad comercial. Además, hay que instalar vitrinas y cámaras frigoríficas. De este modo, el local no estará listo para la actividad antes de diez días.

 

Esto es lo que ha generado críticas de un grupo de empresarios, que consideraban que hubiera sido mejor opción no cerrar el Mercado Central para las obras hasta que se pudiera empezar a trabajar en el local provisional. Sin embargo, parece que no será así ya que la idea es empezar a preparar el edificio para su rehabilitación el sábado por la tarde, una vez hayan cerrado los puestos.