El Torreón acogerá un mirador por la cesión de la Casilla de Camineros

Junta de Castilla y León. Colabora en el plan municipal que persigue recuperar los alrededores del Turrión. Estado actual. El edificio, de 157 metros cuadrados, se encuentra en estado de “ruina total”
Roberto Jiménez

La Junta de Castilla y León, representada por la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, cedió oficialmente la antigua Casilla de Camineros al Ayuntamiento de la villa ducal para colaborar en el plan municipal que busca recuperar los alrededores del Turrión y facilitar el acceso a este monumento, que forma parte de la muralla que rodeaba el Castillo de los Duques de Alba.

En concreto, el proyecto contempla la apertura de un espacio público que integre el Torreón en la zona mejor conservada del recinto amurallado, así como la construcción de un pequeño mirador en la parte alta. El edificio, de 157 metros cuadrados, se encuentra en estado de “ruina total” y su cesión evitará a la Junta los gastos de conservación.

Ahora, según confirmó la alcaldesa, Concepción Miguélez, los esfuerzos del Consistorio tras el derribo del edificio se centrarán en la creación de un acceso vertical a la parte superior del torreón y en llevar a cabo diferentes obras como son un tratamiento endurecedor de la piedra y la consolidación del muro de perimetral para reproducir una cubierta piramidal a cuatro aguas que puede apreciarse en el grabado de Antón Van Den Wyngaerde del año 1570. En conclusión, el proyecto contempla la apertura de un espacio público y la construcción de un mirador en la parte alta del torreón.

La cesión de este inmueble al Ayuntamiento de Alba de Tormes, de forma gratuita, responde a la petición cursada por la alcaldesa el pasado 12 de enero. El acta de entrega establece que el inmueble “deberá ser destinado por el Ayuntamiento a los fines de utilidad pública e interés social propuestos, es decir, para la adecuación urbanística del entorno del Torreón del antiguo Palacio Ducal”. De no ser así, quedaría anulada y la Casilla volvería a integrarse en el patrimonio de la Junta.

Respecto a la cesión de la Casilla de Camineros, la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, señaló que el anterior equipo de Gobierno ya intentó en 2006 consumar la entrega pero que entonces no estaba completo el expediente al no presentarse un proyecto. Una situación que en esta ocasión no se ha dado y que ha permitido la entrega del inmueble que “mejora las condiciones del entorno”.

La operación se enmarca dentro del Plan de Reinversión en el Medio Rural de la Consejería de Hacienda, que impulsa la cesión de bienes de la Administración regional que se encuentran en desuso a los municipios donde se asientan, con el fin de que puedan darles alguna utilidad que redunde en una mejor calidad de vida para sus ciudadanos.

Tras el acto de firma, que se celebró en la Casa Consistorial de Alba de Tormes, las autoridades visitaron la Basílica Teresiana, la Casilla de Camineros y varias obras realizadas en la localidad con financiación de la Junta de Castilla y León, como el nuevo parque infantil y el edificio de usos múltiples, que han tenido inversiones de la Consejería de Interior y Justicia por importe de 25.000 y 250.000 euros, respectivamente.