El tirón de la exportación mantiene ‘vivo’ al vacuno de carne

(Foto: Chema Díez)

El sector acumula desde el pasado mes de mayo sin cotizar la baja y cuatro meses de repetición del precio pero el mercado aumentan su pesadez con una importante bajada del consumo.

El vacuno de carne es el sector más firme de la ganadería en la actualidad y la culpa es de a exportación de este producto a países como Turquía o Líbano aunque ya no se realizan operaciones con tanta firmeza como antes y solo el tirón de esta relación comercial mantienen vivo a un sector que en el mercado interior está completamente apagado.

 

Por ello, los precios se mantienen en cifras de auténtico récord, acumulando cuatro meses de repeticiones y desde el mes de mayo del pasado 2012 sin que el valor de la carne cotice a la baja, pese a que en la Lonja Provincial, algunos compradores ya han mostrado su predisposición de bajar el precio de los animales.

 

Pero observando los datos de la Lonja de Salamanca en cuatro de las categorías cotizadas, se aprecia una tendencia claramente alcista. Por ejemplo, el Añojo Especial de menos de 350 kilos, cotiza en la actualidad a 4,14 euros, mientras que en 2008 lo hacía a 3,21 o en 2011 a 3,54 euros. Igual ocurre con la categoría Extra del bovino menor de año, que ahora cotiza a 4,25 euros y en 2008 a 3,47 euros o incluso en 2011 a 4,19 euros.

 

La ternera también sigue esta misma tendencia con un precio actual en Lonja de 4,21 euros por kilo, cifra récord que contrasta también con los 3,49 euros de 2010 o incluso los 4,06 euros del pasado año 2012 en el mes de abril.

 

¿A QUÉ SE DEBE ESTA SITUACIÓN?

 

Para empezar, la subida de materias primas como la soja y el maíz ha provocado que países exportadores de vacuno, como son los sudamericanos (Brasil o Argentina), hayan eliminado hectáreas de pasto para dedicarlas a la agricultura,  y ha bajado su producción. Por su parte, naciones como Líbano, Egipto, o incluso Turquía, están en pleno despegue económico y, además su tradición e historia (son musulmanes), les lleva a no comer cerdo. La situación de España en el Mediterráneo, hace que esté en buena posición para poder abastecerles.

 

No hay que olvidar que el consumo se ha estancado pero en estos países emergentes se ha disparado y puede seguir siendo así. De hecho, España elevó su casi un 14% su exportación de vacuno en 2012 y escaló puestos dentro de Unión Europea. Además, también elevó un 217% las de animales vivos, con lo que consiguió situarse entre los principales exportadores comunitarios de bovino, según datos de la Comisión Europea (CE).