El temporal de viento daña parte de la cubierta de la piscina de Garrido y obliga a su cierre al menos durante una semana

El temporal también derribó un ciprés en la calle del Rosario, que conecta Gran Vía con el paseo de Canalejas, lo que ha obligado a la Policía Local a cortar temporalmente el tráfico en esta vía.

El fuerte temporal de viento ha desprendido a primera hora de esta tarde parte de la cubierta de la piscina de Garrido obligando a su cierre inmediato, que se prolongará al menos durante una semana.

 

A consecuencia de los fuertes vientos se han desprendido y volado varias de las placas de policarbonato que cubren la piscina municipal sin que se registraran daños personales, ni por parte de los usuarios de la instalación ni en el exterior.

 

La empresa concesionaria que gestiona las piscinas municipales ha solicitado ya las placas de policarbonato para subsanar la incidencia en el menor plazo posible, que no se estima inferior a una semana.

 

Por otra parte, el temporal también ha derribado a primera hora de esta tarde en la capital salmantina un ciprés de grandes dimensiones en la calle del Rosario, que conecta Gran Vía con el paseo de Canalejas, lo que ha obligado a la Policía Local a cortar temporalmente el tráfico en esta vía.

 

Además de efectivos de la Policía Local y del Cuerpo de Bomberos, también se han desplazado hasta el lugar del incidente los servicios municipales de Ingeniería Civil, para comprobar si se han registrado daños en los edificios colindantes, al igual que el de Parques y Jardines y el Servicio Municipal de Limpieza. El derribo del ciprés no ha ocasionado daños personales.

 

A consecuencia del fuerte temporal de viento, se ha reforzado el Servicio Municipal de Bomberos con cuatro efectivos más, que, junto al resto de compañeros, ya han prestado sus servicios en cerca de una veintena de intervenciones.