El telescopio Neowise de la NASA despierta de su hibernación y descubre un asteroide

Asteroide descubierto por Neowise

El telescopio Neowise del departamento de Objetos Cercanos de la NASA ha descubierto un asteroide nunca antes captado por ningún otro aparato. Se trata de su primer hallazgo desde que despertara de su hibernación, hace apenas tres meses.

Neowise realizó su descubrimiento, al que han llamado 'YP139 2013', el pasado 29 de diciembre después de que su sofisticado software recogiera el objeto en movimiento sobre un fondo de estrellas fijas. Posteriormente, mientras rodeaba la Tierra para escanear el cielo, observó al asteroide varias veces más, antes de que este desapareciera de su vista.

Los investigadores de la Universidad de Arizona han utilizado el telescopio Spacewatch en el Observatorio Nacional de Kitt Peak para confirmar lo que Neowise había visto. De esta forma, 'YP139 2013' será el primero de los cientos de asteroides que, según tiene previsto la NASA, hallará el telescopio.

Concretamente, 'YP139 2013' está a unos 43 millones de kilómetros de la Tierra y, basándose en su brillo infrarrojo, los científicos estiman que sea aproximadamente de unos 650 metros de diámetro y muy oscuro, como un trozo de carbón. Viaja en círculo en una órbita elíptica inclinada con respecto al plano del Sistema Solar y se clasifica como "potencialmente peligroso".

Mientras se realizan estudios más precisos de este cuerpo celeste, los investigadores cree que, por su órbita, acabará acercándose al planeta hasta 300.000 kilóemtros, un poco más que la distancia de la Luna. "Pero este acercamiento no se producirá en los próximos 100 años", ha destacado el equipo.

DE VUELTA A LA BÚSQUEDA

Con el 'despertar' de Neowise, la NASA comienza una nueva época de descubrimientos. "Estamos encantados de volver a la búsqueda y caracterización de asteroides y cometas, especialmente los que entran en el vecindario de la Tierra", ha apuntado la investigadora principal de la misión del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL), Amy Mainzer. "Con nuestros sensores infrarrojos que detectan el calor, podemos aprender acerca de sus tamaños y reflexividad", ha apuntado.

Por su parte, otro de los responsables de esta misión, Tommy Grav, ha indicado que "el aumento del número de objetos cercanos a la Tierra es clave para una mejor comprensión de la amenaza potencial existente para el planeta".

Neowise fue llamado originalmente Infrared Survey Explorer (Wise) y es el aparato que ha hecho el estudio más completo, hasta la fecha, de asteroides y cometas. Fue lanzada en 2009 y en 2011 se apagó, ya que hanía cumplido con su misión principal. Sin embargo, en septiembre de 2013 se reactivó con el nombre de Neowise y con la finalidad de ayudar a la NASA a identificar la población de objetos cercanos a la Tierra potencialmente peligrosos.

Como Wise, el telescopio descubrió más de 34.000 asteroides y caracterizó 158.000 en todo el Sistema Solar. Ahora, Neowise continuará con la labor para detectar asteroides y cometas.

Sus observaciones se enviarán automáticamente a la cámara de compensación para cuerpos del Sistema Solar, en el Centro de Planetas Menores en Cambridge (Massachusetts). Allí se compararán con el catálogo conocido de objetos, para determinar si es nuevo o un cuerpo ya encontrado.