El tejido empresarial de Salamanca convierte en indefinidos un 30% más de contratos

En el total de Castilla y León, casi 18.000 contratos han pasado de temporales a indefinidos hasta octubre de 2015.

 

COMUNIDADES

 

Por Comunidades autónomas, los mayores incrementos de conversiones durante 2015 se han producido en Baleares y La Rioja, ambas por encima del 33 por ciento, lo que duplica la tasa nacional, que se sitúa en el 15 por ciento. Le siguen Castilla y León (26 por ciento), Euskadi (23 por ciento), Extremadura (20 por ciento) y Aragón (20 por ciento), todas ellas por encima del 20 por ciento de crecimiento respecto a 2014.

  

Cantabria ha registrado la única variación negativa de este tipo de conversiones en los últimos doce meses. En concreto, esta caída se sitúa en el 4,3 por ciento. Galicia es la segunda comunidad autónoma con menor crecimiento, si bien ya se sitúa en tono positivo. En este caso el aumento alcanza el 8,5 por ciento.

Más de 17.800 contratos temporales se han convertido en indefinidos en la Comunidad de Castilla y León hasta octubre de 2015, según un estudio realizado por la empresa de recursos humanos Randstad.

  

Esta cifra supone un incremento del 26,1 por ciento en comparación con el mismo periodo del año anterior, cuando se registraron 14.175 conversiones. Por provincias, Valladolid (37,8 por ciento) y Zamora (34,7 por ciento) son las que han registrado incrementos más pronunciados de contratos temporales convertidos en indefinidos durante el último año.

  

A continuación se sitúan Salamanca (29,8 por ciento), Ávila (29,3) y León (25,1 por ciento), mientras que Segovia, Soria, Palencia y Burgos se sitúan por debajo del 25 por ciento con porcentajes de 23,8, 22,4, 20,8 y 10,5 por ciento, respectivamente.

  

En el conjunto de España, se han hecho indefinidos 397.108 contratos temporales en lo que va de año, un 15 por ciento más respecto al mismo periodo del 2014. Este dato supone la cifra más alta desde 2009, cuando se superaron los 445.000 contratos.

  

Respecto a la serie histórica, entre 2009 y 2013 se registraron cuatro variaciones negativas consecutivas. En 2010 experimentó una caída del 11,1 por ciento, y el volumen de contratos convertidos en indefinidos cayó por debajo de los 400.000 y se situó en 396.000 conversiones.

  

Esta cifra se mantuvo constante en 2011, mientras que 2012 fue el año con mayor bajada del periodo analizado. El volumen de este modelo contractual cayó un 15,3 por ciento. Tras un descenso del 0,9 por ciento en 2013, en 2014 se produce un cambio de tendencia.

  

El año 2014 registra el primer incremento, del 3,9 por ciento, y los contratos convertidos en indefinidos entre enero y octubre alcanzan los 345.000. La variación positiva más destacada se ha producido durante el último año, con un crecimiento del 15 por ciento, lo que sitúa el volumen cerca de las 400.000 conversiones.