El techo de las ayudas y la transferencia de fondos, últimos escollos para el acuerdo de la PAC

(Foto: Chema Díez)

"El Consejo ha obtenido un acuerdo amplio (de los Estados miembros) para un mandato ligeramente modificado. Espero lograr un acuerdo".

Los ministros de Agricultura de la Unión Europea han pactado este lunes un mandato revisado para superar las divergencias que les separan de la Eurocámara en cuestiones de la nueva Política Agraria Común (PAC) como el techo de las ayudas y la transferencia de fondos. El objetivo es salvar los últimos escollos que mantienen bloqueada la confirmación definitiva del acuerdo anunciado el pasado junio.

  

"El Consejo ha obtenido un acuerdo amplio (de los Estados miembros) para un mandato ligeramente modificado. Espero lograr un acuerdo", ha declarado el ministro de Agricultura lituano y presidente de turno del Consejo de la UE, Vigilijus Jukna, en una sesión pública con sus colegas europeos.

  

Jukna ha informado a los ministros de que, tras una jornada de discusiones, ha visto un "compromiso posible" que "representa un mínimo para el Parlamento Europeo, pero, al mismo tiempo, un máximo para el Consejo".

  

Esta fórmula incluye elevar del 75% al 85% la tasa de cofinanciación europea para programas de desarrollo rural para las zonas menos favorecidas y para las regiones ultraperiféricas, entre ellas Canarias, tal y como exige la Eurocámara. Esta opción será opcional para los Estados miembros, no obligatoria.

  

Varios de los Estados miembros, entre ellos Polonia, República Checa y Hungría han tomado la palabra para pronunciarse en contra de esta idea porque contradice lo acordado por los jefes de Estado y de Gobierno de la UE el pasado febrero, pero han decidido abstenerse y no votar en contra del mandato para favorecer un acuerdo global.

  

Al término de la jornada de negociación a 28 en Bruselas, el ministro español de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha destacado el "ejercicio de flexibilidad" de los Estados miembros para "aproximarse" al Parlamento Europeo.

  

En concreto, ha destacado la cofinanciación elevada al 85 % para regiones ultraperiféricas y zonas más desfavorecidas porque, si se confirma este punto, "no supone más gasto comunitario, pero sí menos gasto nacional".

  

Con ello, ha recalcado, se dan "más posibilidades a las comunidades autónomas para poder financiar proyectos, sin riesgo de pérdida de fondos comunitarios" y ha puesto a Extremadura como ejemplo de las regiones que podrían beneficiarse de esta medida, por no llegar al 75 % del PIB per cápita.

  

El mandato consensuado es "positivo" para España porque respeta sus peticiones, ha dicho Arias Cañete, y porque supone una oferta "equilibrada" para buscar el consenso con la Euroámara.

 

FLECOS ABIERTOS

  

El pacto logrado en junio abarca la práctica totalidad de la nueva PAC y los Veintiocho se han negado a contemplar la posibilidad de reabrir los consensos cerrados, pero la Eurocámara no acepta que no se discutan elementos como la voluntariedad de fijar un techo a las ayudas o las tasas de cofinanciación de los fondos de desarrollo rural.

  

Los eurodiputados se quejan de que estas cuestiones les han sido impuestas por los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, que decidieron el presupuesto de la UE para 2014-2020, sin darles opción de diálogo.

  

Para contentar a los eurodiputados, los Veintiocho aceptan así el incremento voluntario de la cofinanciación europea de los programas de desarrollo rural de las regiones menos desarrolladas, las ultraperiféricas y pequeñas islas del Egeo, aunque la presidencia lituana ha dejado claro que ésta era una "concesión adicional" al Parlamento y condicionada a que se retiren otras reclamaciones.

  

Otro gesto de los ministros hacia los eurodiputados es la reducción progresiva o 'degresividad' de las ayudas más altas, para compensar el rechazo total de los líderes europeos a fijar un techo máximo obligatorio de 300.000 euros por explotación. Los países aceptan así la posibilidad de una reducción del cinco por ciento para los apoyos de más de 150.000 euros y aceptado una tasa para la derogación en cuanto al pago redistributivo también del cinco por ciento.

  

En cuanto a una mayor flexibilidad para permitir una mayor transferencia de fondos de un pilar a otro de la PAC, los países se han mantenido firmes y se han negado a ningún cambio en este punto.

  

En los últimos días, las partes han mantenido una reunión (trílogo) para tratar de acercar posiciones y está prevista otra para este martes, día 24, con el objetivo de zanjar las diferencias.