El Teatro del Raval de Barcelona vuelve a programar los dilemas éticos de '12 hombres sin piedad'

Presentación de '12 hombres sin piedad'  en Biblioteca Nacional
El Teatro de Raval de Barcelona vuelve a representar la obra '12 hombres sin piedad' a partir del 9 de noviembre, dirigida por Empar López, dos años y medio después de subir a las tablas en este teatro.
BARCELONA, 31 (EUROPA PRESS)

El Teatro de Raval de Barcelona vuelve a representar la obra '12 hombres sin piedad' a partir del 9 de noviembre, dirigida por Empar López, dos años y medio después de subir a las tablas en este teatro.

"Es una obra que tiene una parte teatral importantísima tanto en el ámbito social como político", ha subrayado López en la presentación de la obra en la Biblioteca de Cataluña, al referirse a los aspectos éticos que tienen lugar en la trama, como el racismo, los prejuicios y las debilidades de las personas que forman el jurado.

El argumento del guión consigue realizar diferentes lecturas, desde la más emotiva a la argumentativa, permitiendo al mismo tiempo una mirada al mundo de las relaciones humanas, lo que en su conjunto "pretende analizar si la justicia está éticamente preparada para jugar con la vida de una persona", ha señalado la directora.

Doce actores masculinos que reflejan los grandes temas de la obra como la justicia, la piedad, la ética, los prejuicios, el respeto y el diálogo, "lo que ha supuesto 12 problemas diferentes", según palabras de López.

Ambientada en el año 1953, la obra está basada en un guión escrito en catalán por parte de Estudio 1 durante los años 70, que parte de la película con el mismo título y que fue representada por el estudio en 1973 y dirigida por Gustavo Pérez Puig.

NOVEDADES EN UNA OBRA CONOCIDA

Es la segunda vez que el Teatro del Raval acoge '12 hombres sin piedad', pero en esta ocasión no contará con el mismo reparto al repetir sólo cuatro actores del reparto original, "lo que ha supuesto volver a empezar de cero", ha comentado la directora.

En un escenario donde el montaje será el mismo de la primera ocasión, la principal novedad de este retorno es la representación completa de la obra en blanco y negro --a partir del juego de luces--, pasando por la toda la gama de grises, y que según las declaraciones de los actores "supone un detalle ambiental muy importante".