El SUP alerta en Salamanca sobre la reducción de un 30% de las patrullas en la calle

A juicio del sindicato de Policía Nacional, los nuevos turnos de trabajo van a mermar la capacidad de los agentes para poder estar en la calle y más en Salamanca que fue la capital en la que más aumentó la criminalidad en 2015.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha salido al paso del cambio de turnos que les ha impuesto la Dirección General de la Policía tras su aprobación, con su oposición en Madrid el 18 de diciembre del año pasado.

 

El nuevo sistema de turnos, según el SUP, "crea una cadencia que conllevará una merma en la capacidad interna de trabajo y en la calidad del servicio, además de una evidente reducción de la presencia de policías nacionales en las calles, alrededor de un 30% menos, todo ello debido a que la Jefatura de la Comisaría va a detraer parte de los policías que patrullan las calles para otros cometidos", denuncian.

 

Así, este problema se verá agravado "cuando los funcionarios disfruten de sus permisos reglados, haciendo prácticamente inviable esta reestructuración en época de vacaciones, lo que sin ninguna duda dificultará la conciliación de la vida familiar con la laboral”.

 

A todo esto hay que sumarle que, según los datos oficiales, el año pasado Salamanca "fue la provincia de España donde más subió la criminalidad, auguramos que, por la falta de efectivos en las calles, 2016 será aún peor. Esta variación en los turnos de trabajo, obligará a los responsables policiales a recolocar personal de Atención al Ciudadano, que realizan gran parte de su actividad en las calles, a cubrir servicios de custodia de edificios policiales, conducciones de detenidos, custodia de presos en el hospital, la sala del 091 y Oficina de Denuncias", destaca el SUP en un escrito.

 

El cambio en el sistema de turnos para las patrullas y los servicios que cubren las 24 horas diarias, "pasará de los actuales cinco turnos de trabajo a cinco turnos y medio, alterando así la organización del trabajo y la distribución de efectivos, lo cual conllevará que menos personal tendrá que cubrir mayor número de turnos de trabajo".

 

Desde el Sindicato Unificado de Policía "venimos advirtiendo desde hace tiempo del alarmante déficit de personal en la Comisaría de Salamanca, donde no se cubren, desde hace años, las vacantes producidas por jubilaciones, ascensos o traslados a otras ciudades. Esto ha supuesto un envejecimiento de la plantilla y su reducción en cerca de un 30%, situación que empeorará en los próximos años, como ejemplo decir que en la próxima convocatoria solamente está prevista una plaza de subinspector para la plantilla de la capital".

 

Por otro lado, "continuamos con el lastre de tener que soportar, a pesar de la evidente falta de policías, el servicio de vigilancia y seguridad de dos edificios policiales. Pese al compromiso del Director General de la Policía de llevarlo a cabo, no se ha producido el cierre de las instalaciones de la calle Sancti-Spíritus, reivindicación que este Sindicato no se cansa de reclamar en todas las instancias a las que tiene acceso, sin ningún resultado".

 

Desde el SUP se ha presentado a la Dirección General de la Policía interrogantes relacionados con otros aspectos de la normativa que nos crean dudas, "como la adscripción voluntaria o rotatoria al servicio de nuevos turnos, las compensaciones por el exceso de horario, la duración de los servicios y el descanso entre los mismos, como influirá en los turnos la reforma de la Circular de Permisos y Vacaciones", denuncian en el comunicado.