El suelo, el clima, la variedad y el factor humano, claves en el vino

Análisis geológicos. Varios estudios señalan la influencia positiva de todos estos ingredientes en la personalidad y el cuerpo de los caldos, así como en las distintas clasificaciones de los mismos
CHEMA DÍEZ / AGENCIAS

Todavía queda casi todo por descubrir en el vino, pero no hay duda de que la geología es un elemento fundamental para el desarrollo de los caldos”. Así se expresó un experto en la materia, el geólogo Agustín Muñoz Moreno en una jornada en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Salamanca.

Asimismo, indicó que factores como el suelo, el clima, la variedad y el elemento humano (enólogos y trabajadores) “son claves en el desarrollo de los vinos de Salamanca, Castilla y León y España, porque ofrecen muchas posibilidades”.

Por tanto, no es lo mismo un caldo que se ha desarrollado en Las Arribes, “cuyo clima es el más cambiante puesto que en un mismo municipio existen diferentes condiciones meteorológicas”.

Agustín Muñoz hizo hincapié además en la calidad de los vinos del país, destacando los de Salamanca con zonas como Las Arribes y la Sierra de Francia. Por último, destacó la diversidad existente en España que es además el tercer productor de vino del mundo “y lo hace con una gran cantidad de caldos distintos”.

Nueva marca de Las Arribes
Por su parte, y al hilo de esta argumentación, la Denominación de Origen Arribes presentó una nueva marca de vinos, Paraje de los Bancales, destinada en un principio para vinos denominados Joven Roble y Crianza, y para determinadas series limitadas de vinos de élite, que se elaborarán únicamente cuando la añada sea excelente y el vino pueda ser sometido a una guarda de Reserva o Gran Reserva. El vino está elaborado con uvas de la variedad Juan García, procedentes de viñedos muy viejos, situados en el corazón del Parque Natural de Las Arribes del Duero y sometido a crianza en barricas de diferentes tipos de robles seleccionados, durante 6 meses.

Por otro lado, la producción de vino y mosto en España descendió un 3,2%, hasta situarse en 40,2 millones de hectolitros, según los últimos datos analizados por el Observatorio Español del Mercado del Vino, actualizados a marzo de 2010. El Observatorio destacó que se ha producido un ajuste al alza en relación con el avance de datos de noviembre de 2009, cuando se estimaba una reducción del 13%, hasta 36 millones de hectolitros. La producción ha retrocedido en las dos comunidades con mayor producción: Castilla-La Mancha, que registra un descenso del 11,2% y Extremadura, pero subió en Castilla y León un 22% más.