El suegro de Granados no creía que fuera tan "retorcido" como para esconderle dinero en su casa

Francisco Granados

El suegro del exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados, aseguró ante el juez que no veía capaz a su hija y su yerno de esconderle en casa el maletín con casi un millón de euros porque no creía que fueran "tan retorcidos".

El suegro de Granados declaró ante el juez el pasado diciembre sobre el maletín encontrado en un altillo de su casa en Valdemoro, en concreto, en su dormitorio. El hombre aseguró no poder explicar la aparición, porque la primera vez que vio esa valija fue cuando la encontró la Guardia Civil.

El suegro de Granados explicó que por su habitación pasaba "tal cantidad de gente" que cualquier pudo dejarlo allí y citó a fontaneros y a operarios de Ikea, que le habían colocado un armario, según la declaración que forma parte del sumario del 'caso Púnica'.

El juez le preguntó si Francisco Granados o su hija le pidieron que custodiara ese millón de euros hasta que su situación se aclarase, si pudieron dejarlo allí, pero el hombre insistió en que no podía responder porque la primera vez que vio el maletín fue cuando los agentes lo encontraron.

"No pienso que mi yerno ni mi hija sean capaces de hacerme una faena. Le juro que la primera vez que vi el bolso fue esa", dijo, e insistió: "No creo que tengan tan mal gusto de meternos en un lío".

PROBLEMAS PARA LLEGAR A FIN DE MES

También negó que el dinero procediera de sus propios ahorros, porque confesó que nunca llega a fin de mes con una pensión de jubilación de 2.000 euros. De hecho, su situación hubiera sido otra "de haber sabido que había dinero" en su casa, agregó ante el juez.

Días después del hallazgo, y según declaró, el suegro de Granados no preguntó a sus hijos si aquel maletín pertenecía a alguno de ellos, a pesar de que con todos habló sobre lo ocurrido. "No me han dicho nada", aseguró.