El subdelegado del Gobierno presenta el Plan de Vialidad Invernal en la Red de Carreteras del Estado

La Red de Carreteras del Estado en Salamanca está compuesta por las autovías A-62 (Autovía de Castilla),  A-66 (Autovía de la Plata) y A-50 (Autovía Ávila-Salamanca), por las carreteras nacionales, N-620, N-630 y N-501, y por la SA-20 (Ronda Sur de Salamanca) y SA-11 (Acceso Norte a Salamanca).

El subdelegado del Gobierno en Salamanca, Javier Galán Serrano, ha presidido esta mañana la reunión del Comité Ejecutivo Provincial de coordinación de actuaciones de los órganos de la Administración General del Estado ante situaciones meteorológicas adversas, que ha analizado el Protocolo provincial de actuación de Vialidad Invernal en la Red de Carreteras del Estado. Forman parte del mismo representantes de la Unidad de Carreteras del Estado en Salamanca, de la Jefatura Provincial de Tráfico, de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y de la Unidad de Protección Civil de la Subdelegación del Gobierno en Salamanca.

 

La Red de Carreteras del Estado en Salamanca está compuesta por las autovías A-62 (Autovía de Castilla),  A-66 (Autovía de la Plata) y A-50 (Autovía Ávila-Salamanca), por las carreteras nacionales, N-620, N-630 y N-501, y por la SA-20 (Ronda Sur de Salamanca) y SA-11 (Acceso Norte a Salamanca).

 

El mantenimiento y explotación de las carreteras estatales en la provincia de Salamanca son tareas organizadas, como en años anteriores,  en tres sectores: SA-1, SA-2 y SA-3 y se realiza mediante contratos de conservación integral con las empresas adjudicatarias de esos servicios.

 

El total de kilómetros de la Red de Carreteras del Estado que se gestionan por la Unidad de Carreteras del Estado en Salamanca es de 610,235, pues se añaden a los propios dos  tramos pertenecientes a la provincia de Zamora, tanto de la A-62 como de la N-620, comprendidos entre el límite de la provincia de Valladolid y el límite de la provincia de Zamora,  que quedan englobados en el contrato de servicios del Sector SA-2.

                                                                                           

OBJETIVOS DE LA CAMPAÑA 2014-15

Con esta campaña se trata de garantizar, en la medida de lo posible, el tráfico en las carreteras ante situaciones de frío y nevada intensa, así como la seguridad de sus usuarios, potenciando los trabajos de prevención y de gestión de las incidencias ocasionadas con motivo de las nevadas.

 

Los principales objetivos de la campaña son informar al usuario con la antelación suficiente, minimizar las perturbaciones al tráfico por las nevadas y evitar la formación de placas de hielo.

 

MEDIOS DISPONIBLES

Los medios disponibles para la campaña de vialidad invernal 2014–2015 en Salamanca  son:

 

·      Sector SA-1

Ø  10 vehículos quitanieves provistos de GPS y dotados con hoja para la retirada y despeje de la nieve de la calzada y esparcidor de fundentes sobre la misma para evitar la formación de hielo. De ellos, 8 se encuentran localizados en el centro de conservación de Salamanca y 2 en Ciudad Rodrigo.

 

Ø  Así mismo, dicho sector dispone de una capacidad total para almacenaje de fundentes (cloruro sódico) de 1.405 toneladas de sal, distribuidos por acopios en  3 naves: 960 toneladas en Salamanca, 30 toneladas en La Fuente de San Esteban y 15 toneladas en Ciudad Rodrigo, y 4 silos de 100 toneladas cada uno dispuestos a lo largo de la autovía A-62 en los puntos kilométricos 269 ( Robliza de Cojos), 293,2 (La Fuente de San Esteban), 326,545 (Ciudad Rodrigo) y en la carretera N-620, punto kilométrico 340,718 (Enlace de Espeja).

 

Ø  Cuenta, de igual modo, con tres plantas de salmuera, que tienen una capacidad total de almacenaje de 123.000 litros, de los que 100.000 se almacenan en el centro de conservación de Salamanca, 13.000 en La Fuente de San Esteban, y 10.000 en Ciudad Rodrigo.

 

·      Sector SA-2

Ø  9 vehículos quitanieves provistos de GPS, dotados con cuña para retirada de la nieve y esparcidor de fundentes, localizados en el Centro de Conservación y Explotación de la Red de Carreteras del Estado ubicado en Pedrosillo el Ralo .

 

Ø  Este sector dispone de una capacidad de almacenaje de fundentes de 1.600 toneladas, distribuidas en una nave de 400 toneladas en Machacón (punto kilométrico 79 de la carretera N-501), una nave de 800 toneladas en Pedrosillo el Ralo (p.k. 225 de la A-62) y 4 silos de 100 toneladas cada uno ubicados en Monte Arauzo (p.k. 60,4 de la N-501), Aldeanueva de Figueroa (p.k. 214 de la A-62) , Topas (p.k. 322 de la A-66) y Peñaranda de Bracamonte (p.k. 59,5 de A-50).

 

Ø  Además este sector cuenta con una planta de fabricación de salmuera en Pedrosillo el Ralo (p.k. 225 de la A-62),  y con 150.000 litros de capacidad de almacenaje, distribuidos en 3 depósitos.

 

·      Sector SA-3

Ø  7 vehículos quitanieves provistos de GPS y dotados con hoja para retirada de la nieve y esparcidor de fundentes, que se encuentran en el Centro de Conservación de Guijuelo.

 

Ø  La capacidad de almacenaje de fundentes para este sector es de 1.000 toneladas de sal, distribuidas en 1 nave que acoge 700 toneladas y que está situada en el enlace de Guijuelo  (p.k. 387,0 de la A-66) y 3 silos de fundentes de 100 toneladas situados en Fresnedoso  (N-630a. p.k. 404), en Mozárbez (p.k. 352 de la N-630) y en Puerto de Béjar (p.k. 423,4 de la N-630).

 

Ø  Además este sector cuenta con una planta de fabricación de salmuera en Guijuelo  (p.k. 387,0 de la A-66), que tiene una capacidad de almacenaje de 90.000 litros distribuidos en 2 depósitos.

 

Asimismo en toda la provincia se dispone de siete estaciones meteorológicas fijas que proporcionan información en tiempo real de las condiciones meteorológicas y de las condiciones de la vía (datos sobre temperaturas máximas y mínimas) y sobre el estado del pavimento, ubicadas tres de ellas en la autovía A-62, puntos kilométricos 219,6 (Pajares de la Laguna), 257,5 (Barbadillo) y 282,5 (La Fuente de San Esteban), tres estaciones en la A-66, en los P.K. 322,6 (Topas), P.K. 360,6 (Cuatro Calzadas) y p.k. 406,0 (alto de Vallejera), y una estación en la A-50, en el P.K. 59,1 (Peñaranda).

 

La realización de las tareas y actividades de vialidad invernal ocupa un lugar preferente dentro de las operaciones de conservación y explotación de carreteras durante los meses de invierno, de forma que dichos trabajos tienen prioridad sobre cualquier otro.

 

Además de los efectivos humanos (60 personas) y los medios materiales provinciales, ya desglosados, dependientes del Ministerio de Fomento, el Ministerio del Interior aporta para la restauración de la vialidad invernal, a través de la Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca, 150 efectivos del Subsector de Tráfico que, si las situaciones de emergencia lo requiriesen, estarían apoyados por los 400 efectivos de Seguridad Ciudadana y Especialidades Operativas.

 

Para facilitar y hacer más operativo un posible establecimiento de restricciones a la circulación de vehículos, la Guardia Civil de Tráfico tiene establecidos en los tramos de la Red de Carreteras del Estado correspondientes a nuestra provincia 61 puntos de ‘embolsamiento’ de vehículos.

 

Por su parte, el Cuerpo Nacional de Policía (CNP) interviene ante situaciones de emergencia en su demarcación y, en el caso de Salamanca, refuerza la vigilancia en el punto de ‘embolsamiento’ establecido en el Recinto Ferial.

 

Conservación de carreteras

La conservación en el mejor estado posible de las carreteras de titularidad estatal es responsabilidad de la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento, y, en Castilla y León, corresponde esta competencia a las Demarcaciones de Carreteras Occidental y Oriental, con sede en Valladolid y Burgos, respectivamente. La Unidad de Carreteras en Salamanca depende de la primera.

 

A lo largo del todo el año, se realizan trabajos de mantenimiento y conservación de las carreteras del Estado, con el objetivo de que se encuentren en las mejores condiciones; no obstante, en el caso de producirse condiciones meteorológicas adversas que puedan afectar a la vialidad, la Dirección General de Carreteras, a través de sus demarcaciones en Castilla y León, cuenta con medios suficientes para tratar de paliar los posibles efectos negativos para el tráfico, medios a los que se suman los de las empresas concesionarias de autopistas, en su caso. 

 

La labor del Centro de Gestión de Tráfico de la DGT

Si en todo momento es muy importante la labor que desarrolla el Centro de Gestión de Tráfico, se convierte en fundamental en situaciones de condiciones meteorológicas adversas. El Centro, adscrito a la Jefatura Provincial de Tráfico de Valladolid –en cuya sede se encuentra ubicado-, dependiente de la Dirección General de Tráfico (DGT) del Ministerio del Interior, sigue la evolución del estado de las carreteras en tiempo real. Cuenta con un máximo de 15 personas por turno para cubrir las 24 horas del día en caso de episodio de nevadas, y controla las carreteras de las comunidades de Castilla y León, Cantabria y Asturias.

 

Para las carreteras de Castilla y León, el Centro dispone de un circuito cerrado con 101 cámaras de televisión, 88 estaciones meteorológicas y 160 paneles de mensaje variable instalados, entre otros.

 

En los últimos años, ha consolidado un sistema de emisión automática de avisos y alarmas encaminadas a garantizar la máxima coordinación de los organismos implicados. De este modo, en función del lugar geográfico (tramos de vías afectados) se generan de manera automática los  mensajes de los avisos/alarmas y, al mismo tiempo, también se envían de manera automática vía correo electrónico y/o FAX a todos los destinatarios previamente definidos, simplemente tras su validación por personal técnico competente. Todos estos avisos/alarmas son fruto de los diez años de experiencia adquiridos en los diferentes episodios de meteorología adversa acaecidos, de manera que se aplican una serie de algoritmos propios.

 

Los avisos/alarmas van destinados fundamentalmente a la Delegación y Subdelegaciones del Gobierno, Jefaturas Provinciales de Tráfico, Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, Agencia Estatal de Meteorología, Demarcaciones de Carreteras del Estado, Protección Civil del Estado, Policía Nacional y Unidad Militar de Emergencias. Para ello, durante la presente Campaña Invernal se utilizará el sistema de comunicación de avisos, alarmas e incidencias basado en la utilización de dispositivos PDA´s con correo electrónico integrado que permitirá a los diferentes responsables recibir en tiempo presente los datos e informaciones emitidas desde el Centro.

 

Asimismo, como viene realizándose en los cinco últimos años, también existe una coordinación y colaboración con las principales asociaciones de transportistas de Castilla y León, mediante el envío automático de información sobre el estado de las vías de alta capacidad.

 

Información del estado de la circulación en las carreteras

La Dirección General de Tráfico (DGT) ofrece gratuitamente información del estado de la circulación y de las incidencias que pueden afectarla, para una correcta planificación de los viajes por carretera, a través de los siguientes medios:

 

• Desde teléfono móvil

Movistar  505 / 404 / e-moción

Vodafone 141

Orange 2230

WAP http://wap.dgt.es

Uno de los sistemas que potencialmente más posibilidades ofrece es el de información mediante mensajes cortos desde teléfono móvil o sms.

• Internet: http://www.dgt.es

• Teletexto de televisiones

• Telefono: 011

* Boletines informativos de radio.

 

Recomendaciones de Protección Civil y  la DGT

Ante los temporales de frío y nieve, los ciudadanos deben tener en cuenta las medidas de prevención y autoprotección, que favorecen tanto la seguridad propia como la de los demás.

• Si es imprescindible viajar por carretera, debe ir muy atento y tener especial cuidado con las placas de hielo. Infórmese de la situación meteorológica y el estado de las carreteras, extreme las precauciones, revise el vehículo y atienda las recomendaciones de Tráfico.

• Si va conduciendo, extreme las precauciones, especialmente en la salida de túneles, adelantamientos y cruce con vehículos pesados en carreteras de doble sentido. Preste atención ante la posible presencia de obstáculos en la carretera.

• Revise los neumáticos, anticongelante y frenos. Además, hay que tener la precaución de llenar el depósito de la gasolina y llevar cadenas o, en su defecto, neumáticos de nieve.

• Es útil llevar ropa de abrigo y un teléfono móvil con batería de recambio y/o cargador de automóvil. Si está atrapado en la nieve, se aconseja permanecer en el coche, con la calefacción puesta, renovando cada cierto tiempo el aire, y vigilar que el tubo de escape no esté obstruido para evitar que los gases penetren en el interior del vehículo.

• En caso de quedarse aislado y necesitar ayuda, no intente resolver la situación por sí mismo, trate de informar de este hecho y, salvo que la situación sea insostenible, espere asistencia.

 

CONSEJOS DE USO DEL TELÉFONO DE EMERGENCIAS

La Guardia Civil aconseja evitar el uso de teléfonos de emergencia (062) para obtener información sobre el estado de las carreteras ante fenómenos meteorológicos adversos y recurrir para este fin a medios alternativos. El objeto de esta recomendación es evitar que la Central Operativa de Servicio (COS) de Guardia Civil se sature con llamadas de asuntos meramente informativos retrasando la atención de casos que, por su gravedad, deben ser atendidos con la máxima celeridad.

 

Agencia Estatal de Meteorología (AEMET)

Ante situaciones meteorológicas adversas, es preciso contar con un adecuado sistema de predicción y de información meteorológica que permita anticipar, con tiempo suficiente, la ocurrencia de esos fenómenos que pueden afectar negativamente a la vialidad, papel que en la campaña de vialidad invernal realiza la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) con su Plan Nacional de Predicción y Vigilancia de Meteorología Adversa (Meteoalerta).

 

A través de Meteoalerta,  la delegación de la AEMET en Castilla y León facilitará la más detallada y actualizada información sobre los fenómenos atmosféricos adversos que puedan afectar a la Comunidad, hasta un plazo máximo de 60 horas, así como mantener una información continuada de su evolución una vez que han iniciado su desarrollo. Para ello, los respectivos boletines de aviso se distribuyen de modo inmediato a las autoridades de Protección Civil así como a los distintos medios informativos al tiempo que se actualizan constantemente en la página web.

 

La AEMET cuenta con dos coordinadores y seis predictores con servicio de 24 horas como soporte en la gestión de las situaciones de emergencia; complementariamente, dispone en Castilla y León de una red 400 estaciones meteorológicas atendidas por cerca de 80 trabajadores y muchos voluntarios,  que están en permanente alerta durante los meses que dura esta campaña de vialidad invernal. A los medios que dispone la AEMET, hay que sumar las  estaciones meteorológicas que se encuentran distribuidas en la Red de Carreteras del Estado en su trazado por el territorio de Castilla y León.

 

Instrucciones generales del Delegado del Gobierno

Con las instrucciones genéricas emanadas de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior, la Delegación del Gobierno en Castilla y León ha puesto en marcha la campaña de vialidad invernal 2014-2015, que, de acuerdo con el protocolo de coordinación de las actuaciones de la Administración General del Estado ante nevadas y otras situaciones meteorológicas adversas, tiene por objeto asegurar en la mayor medida de lo posible la vialidad en esas condiciones y la atención de los ocupantes de los vehículos que puedan quedar inmovilizados o retenidos, en las carreteras de titularidad estatal en su trazado por la Comunidad.

 

Con este fin, el delegado del Gobierno, Ramiro Ruiz Medrano, ha dictado una instrucción que, entre otras, establece las siguientes medidas:

- Análisis de los Planes Operativos: De modo permanente se estudiarán, verificarán y actualizarán, en su caso, los datos contenidos en los Planes Operativos  de la Comunidad Autónoma y de las distintas provincias enviados a los Subdelegados del Gobierno de cada una de ellas. Igualmente se revisarán y actualizarán los planos con los puntos relevantes de los mecanismos de prevención y respuesta establecidos (ubicación de maquinaria, silos y zonas de acopio de fundentes, lugares previstos de embolsamiento para vehículos pesados, etc.)

- Medidas preventivas: Considerando las condiciones climatológicas y geográficas de la Comunidad y con independencia de la eventual activación de los  Planes elaborados, a lo largo de toda la campaña invernal los responsables de los servicios implicados verificarán constantemente y supervisarán directamente la adopción de los tratamientos preventivos oportunos en la Red Estatal de carreteras.

- Activación del Plan: Ante un fenómeno meteorológico adverso que afecte al territorio de más de una provincia, el Delegado del Gobierno activará la fase que corresponda conforme al Protocolo firmado en Madrid el 27 de marzo de 2009.

 

Procede declarar la fase de alerta cuando la AEMET emita boletines de aviso por nevadas con niveles amarillo, rojo o naranja.

 

Se declarará la fase de preemergencia cuando la intensidad de la nevada hace prever dificultades para la circulación o cuando la nieve caída, el hielo u otra circunstancia dificulte efectivamente la circulación.

 

Se declarará la fase de emergencia cuando resulte necesario prestar atención a personas que han quedado bloqueadas o retenidas y no pueden seguir su viaje por medios propios.

 

Si procediera la declaración de la fase de alerta en el ámbito de una sola Subdelegación, el Delegado dará instrucciones al Subdelegado correspondiente para que active esta fase a nivel provincial, quien lo realizará por orden del Delegado. La presente Instrucción habilita para ello y deberá hacerse constar expresamente en la resolución el término “por orden”.

 

- Movilización de efectivos: Cuando se acuerde la activación del Plan, los  medios materiales disponibles para abordar los efectos de los fenómenos meteorológicos serán colocados en los lugares estratégicos precisos. Para la mayor efectividad de su despliegue se hará  de forma visible para la población, contribuyéndose con ello a incrementar la percepción subjetiva de organización, previsión y seguridad que deviene  fundamental en estas situaciones.

 - Intervención de la UME: Siguiendo las instrucciones establecidas en la carta remitida por el Director General de Protección Civil de fecha 26 de julio de 2012 para los supuestos de incendios forestales, las solicitudes de intervención de la Unidad Militar de Emergencias habrán de cursarse siempre a esa Dirección General cuando las circunstancias y gravedad de la situación lo aconsejen. Desde esa Dirección General se tramitarán inmediatamente a la Dirección General de Política de Defensa, la cual ordenará la intervención, de acuerdo con el Real Decreto 1097/2011, de 22 de julio, por el que se aprueba el Protocolo de Intervención de la UME.

 - Profesionales del transporte y empresas concesionarias de autopistas: Los contactos previos con las asociaciones representantes de los profesionales del transporte  y la notificación directa de nuestras medidas y resoluciones son medios eficaces para la prevención de situaciones indeseadas.

 

Por ello, podrán celebrarse reuniones técnicas en las Subdelegaciones con asociaciones de transportistas de mercancías y personas para analizar y exponer los dispositivos establecidos, así como con los responsables de las empresas concesionarias de autopistas en las provincias donde existan para conocer y coordinar los dispositivos y las medidas a adoptar en supuestos de necesidad.

 

De igual manera, cuando se proceda a la activación del Plan, se establecerán  comunicaciones inmediatas y constantes con las asociaciones de transportistas constituidas, transmitiendo puntual información sobre la situación meteorológica existente y las medidas adoptadas, instando su valiosa colaboración para evitar o minimizar los efectos adversos.

 

- Política informativa: Con el fin de alcanzar el cumplimiento de las funciones preventivas que la aplicación del Protocolo posee, cuando se active alguno de los Planes Operativos, los Gabinetes de Prensa afectados procederán a establecer los mecanismos necesarios para trasladar a la población la situación adversa prevista, haciendo especial incidencia en todas las medidas preventivas aconsejables para anular o minimizar los efectos negativos. Incrementando la información a la ciudadanía aumenta su responsabilidad y colaboración. Estas actuaciones informativas deberán ser conocidas por el Gabinete de Prensa de la Delegación del Gobierno. Con el fin de trasladar a la población las actuaciones realizadas y  los consejos procedentes, al finalizar las reuniones que los Comités ejecutivos celebren, se elaborarán  notas informativas o se convocarán ruedas de prensa.

- Cooperación y colaboración con otras administraciones y entidades: Además de la coordinación de los numerosos efectivos con los que el Gobierno presta a  los ciudadanos sus servicios esenciales en situaciones de crisis, es preciso mantener e incrementar, si es posible, los niveles de cooperación y colaboración con la Administración autonómica, Administraciones locales (Diputaciones y Ayuntamientos), y con las entidades y asociaciones especialmente vulnerables o afectadas  en situaciones límite como la regulada. En consecuencia, los principios señalados que inspiran nuestra actuación en todas las circunstancias deben reforzarse especialmente en estos supuestos.

- Coordinación y comunicación con Comunidades y provincias limítrofes: Considerando la posición estratégica de Castilla y León en el noroeste de España y atendiendo a la necesidad de garantizar la libre circulación tanto de personas como de mercancías por los grandes ejes nacionales e internacionales que por ella transcurren,  la Delegación del Gobierno y las  Subdelegaciones afectadas mantendrán los cauces de información con las Comunidades y provincias limítrofes que permitan tanto recibir como emitir las informaciones precisas para la adopción de las medidas más adecuadas en cada momento, así como los mensajes informativos a los usuarios de las vías de comunicación que resulten afectados.