El soriano Fermín Herrero gana el XIV Premio de Poesía Gil de Biedma

El jurado poco después de dar a conocer el fallo

El soriano Fermín Herrero Redondo ha ganado la XXIV edición del Premio de Poesía Gil de Biedma, que convoca anualmente la Diputación de Segovia en recuerdo del poeta nacido en la localidad segoviana de Nava de la Asunción.

Licenciado en Filología Hispánica en la Universidad de Zaragoza, Herrero Redondo ha obtenido el Gil de Biedma con el poemario titulado "La gratitud". Natural de Ausejo de la Sierra (Soria), el ganador ha publicado hasta la fecha once libros de poesías. Colaborador de distintas revistas literarias, el poeta soriano había ganado ya algunos premios, pero ninguno del prestigio del Gil de Biedma, en el que sustituye a Joaquín Pérez Azaustre, y que está dotado con 10.000 euros aportados por la propia Diputación de Segovia.

 

El jurado hizo público su fallo en el salón de plenos de la Diputación. Presidido por el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, el jurado estuvo integrado por Luis María Ansón Oliart, Antonio Colinas Lobato, Juan Manuel de Prada Blanco, Pere Gimferrer Torrens, José María Muñoz Quirós, Carlos Fernández Aganzo, Jesús García Sánchez (de editorial Visor) y el coordinador del galardón, Gonzalo Santonja, actuando como secretario el jefe de Servicio de Cultura de la Diputación, Emilio Lázaro.

 

El accésit del premio, dotado con 3.000 euros aportados por Bankia, ha recaído en el poeta salvadoreño Luis Alfredo Colocho Borja por el poemario "El disparo. Cuentos del barrio". Licenciado en Letras por la Universidad del Salvador, Colocho ha ganado también distintos galardones en Nicaragua o México, y es colaborador de diferentes revistas literarias.

 

Un total de 1003 poemarios se habían presentado a la presente edición del Premio Gil de Biedma, es decir, un 28% más de trabajos que en la última edición, dando muestras de la solidez y el prestigio que tiene el certamen, uno de los más importantes, si no el más importante, de poesía en lengua castellana.

 

El éxito del galardón estriba, según su coordinador, Gonzalo Santonja, en su apuesta por la pluralidad. No es un certamen de un determinado estilo poético, sino de todos, pues repasando los trabajos ganadores del premio uno se encuentra con las distintas corrientes poéticas de las últimas décadas.

 

No lo tuvo nada fácil el jurado a la hora de elegir este año las obras premiadas, dado el nivel de los poemarios presentados. Una circunstancia que llevó al prejurado a seleccionar 17 obras para la ronda final, cuando en ediciones anteriores el número de finalistas era bastante inferior.

 

El jurado tuvo que recurrir a varias votaciones para elegir el trabajo ganador, según desveló su presidente y presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, quien agradeció el trabajo tanto de los miembros del prejurado como del jurado, y de los trabajadores de la institución provincial. Las obras presentadas al Gil de Biedma, apuntó Vázquez, "recogen una gran diversidad de voces, sentimientos y realidades; y expresan angustias, esperanzas y o la búsqueda de una vida mejor En otros casos, hablan de gratitud y amor"

 

El presidente de la Diputación señaló que este Premio constituye una señal del  "compromiso de la institución que presido con la cultura y con la cultura con mayúsculas", mientras anunció la organización de distintos actos con motivo de la celebración el año que viene de las bodas de plata del Premio, que coinciden con los 25 años de la muerte de Jaime Gil de Biedma

 

Por su parte, el coordinador del premio, Gonzalo Santonja, agradeció también el trabajo realizado tanto por el prejurado como por el jurado, y elogió el esfuerzo de los trabajadores de la Diputación, que han conseguido "controlar en tiempo y forma los 1.003 libros presentados".